compartir en:

Yautepec, MORELOS.- Ojos de agua sulfurosa brotaron abajo de casas en el poblado Itzamatitlán, dentro del municipio de Yautepec; vecinos creen que es el agua que dejó de abastecer a otros manantiales de la entidad y autoridades de Ceagua realizarán estudios al subsuelo.
Vecinos del poblado están consternados debido a los veneros que empezaron a surgir después del terremoto del 19 de septiembre; las casas tienen inundados sus patios y el agua ha empezado a salir a las calles.
Algunos propietarios han notado que el líquido brota debajo de sus casas, por lo que hay temor de que se reemblandezcan los cimientos y se derrumben.
Don Onofre, quien lleva más de 30 años viviendo en el lugar, afirma que jamás se había presentado una situación de este tipo.
Recuerda que durante todo este tiempo habían padecido por abasto de agua potable, por lo que hicieron pozos de agua para almacenarla y poder consumirla, sin embargo, su propiedad que comprende casi 400 metros está inundada más de la mitad.
El agua que brota, clara y cristalina tiene un sabor sulfuroso, según comentan los habitantes, quienes tienen la creencia que es el agua que dejó de abastecer a los manantiales del balneario Agua Hedionda, en Cuautla, donde la cantidad del líquido disminuyó drásticamente con riesgo a secarse.
Directivos de la Comisión Estatal del Agua (Ceagua) ya tienen información sobre el caso y confirmaron que realizarían trabajos de supervisión para detectar lo que está ocurriendo en la zona.
Consideraron que esto se debe al cambio de los flujos subterráneos del agua e indicaron que se deberá realizar estudios en el subsuelo para conocer el comportamiento de las capas y detectar si se han formado cavernas.

DE AGUA CRISTALINA A TÓXICA
Un caso extraño también dentro de ese poblado es en la poza “Las tortugas”, lugar donde un ojo de agua llenaba un espacio de aproximadamente 10 metros de largo por dos y medio de profundidad, que después del sismo ha empezado a emanar agua verde y amarilla.
“A la hora que tembló el agua salió como gris, ya después dejó de salir, posteriormente se puso amarilla y salió una especie de óxido. Desde ese día no se ha limpiado y sigue saliendo así”, expresó Jorge, quien vive frente a la poza.
Los vecinos consideran que debido al movimiento del temblor el agua se ensució, ya que argumentan que la poza es alimentada por una vena de agua que viene desde el volcán Popocatépetl.
Relatan que durante muchos años el lugar fue un espacio donde la comunidad se metía a nadar, pero hoy les da desconfianza el agua, “pues puede ser tóxica”.

"En el momento del temblor, abajo de la tierra se alcanzaba a escuchar como si rodaran piedras y agua; se oía cómo pasaban cosas y se sentía como si se estuviera acomodando la tierra. Después, empezó a salir agua de unos veneros (manantiales) y ya se han formado cientos, otros que no podemos ver porque están bajo las casas.” Onofre Acosta Pérez, vecino de Itzamatitlán.

Visita la Ceagua casas llenas de veneros
Este domingo, autoridades de la Ceagua acudieron a las casas afectadas para iniciar el estudio del agua.

1 poza perdió su cristalinidad por agua sulfurosa

2 balnearios del oriente ya no tienen dicha agua

Por: GUILLERMO TAPIA / [email protected]