compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) advirtió sobre un desbordamiento e inundación en el mercado Adolfo López  Mateos (ALM) si no se destruye la construcción que desvió el cauce en la barranca Pilancón.
José Elías Chedid, director del Organismo de la Cuenca Balsas de la Conagua, aseguró que el riesgo de inundación y daños en la zona del ALM está latente en tanto no se eche abajo una construcción que obstruye el cauce de la barranca.
Explicó que en 2014, Raúl Tellería Islas, propietario de un local ubicado sobre la avenida Adolfo López Mateos, colonia El Vergel, informó a Conagua sobre los daños a su propiedad producto de una corriente de agua de la barranca el Pilancón (que es un bien nacional), lo que provocó una revisión en la zona.
Autoridades detectaron que Raúl Tellería, Arnulfo Vargas y una empresa de tiendas departamentales llevaron a cabo obras sin contar con una revisión hidrológica e hidraúlica, provocando la modificación del cauce natural, por lo que se iniciaron los procedimientos administrativos. Tras varias visitas de inspección se determinó que era necesaria la demolición de varias construcciones para evitar una afectación mayor en toda la zona.
“La empresa accedió y se demolió el embovedado que realizó, así como la construcción del señor Jesús Tellerías, pero el señor Arnulfo Vargas Ocampo se negó, por lo que Conagua presentó una denuncia formal ante la Procuraduría General de la República ante el riesgo de un colapso de la estructura”, dijo.
En respuesta, el señor Vargas interpuso un amparo que en estos momentos está en trámite por lo que la Conagua no ha podido actuar para demoler la construcción.
“De no realizar acciones tendientes a resolver esta situación se tendría en el corto plazo un derrumbe de la construcción en la que se ubican locales comerciales; si la estructura llega a fallar el flujo de la corriente se vería afectado y provocaría un desbordamiento que dañaría a la población, negocios de la zona y ajl ALM y al parque Cri Cri que está sobre la avenida”, afirmó. 

Reacción en cadena. Si no se demuele la construcción, podrían derrumbarse las construcciones aledañas, taponando el cauce y provocar desbordamientos que afectarán al mercado. 

Confían en la justicia
Aunque el director del Organismo de Cuenca Balsas confía en que el juez fallará a favor de Conagua, lanzó un llamado al señor Arnulfo Vargas para que acceda a demoler la construcción y evitar daños, no sólo para él sino para la comunidad.

Construcciones en riesgo
El agua que corre por la barranca ha reblandecido los cimientos de las viviendas, por lo que hay riesgo de derrumbe.

8 construcciones estaban en riesgo, incluyendo la tienda.

1 vecino se negó a dejar su vivienda y buscó un amparo.

"La empresa accedió y se demolió el embovedado que realizó, así como la construcción del señor Jesús Tellerías, pero el señor Arnulfo Vargas Ocampo se negó.” José Elías Chedid, director del Organismo de Cuenca Balsas

Detectan riesgo
Ante las afectaciones sufridas en una de las viviendas, autoridades realizaron un revisión a fondo.

Daños. No sólo la alteración del cauce afecta a la zona, sino también las descargas de aguas negras representan problema  ecológico.

Inundación
Durante las lluvias, la zona del parque Cri Cri es la que más se anega, lo que podría agravarse si no se libera la barranca.

Tapan cauce viviendas 
En abril del año pasado, la Coordinación Estatal de Protección Civil y la Comisión Nacional del Agua dieron a conocer de la afectación en la barranca del Pilancón, ubicada en la colonia Vergel, de Cuernavaca.
En la zona, el estacionamiento de una tienda departamental, así como varias viviendas, obstruían el cauce, lo cual no sólo representaba un daño a la naturaleza, sino un riesgo para las familias que ahí habitaban.
De hecho, en su momento, Protección Civil señaló que era la explanada de dicho estacionamiento la que estaba soportando al resto de los inmuebles, los cuales presentaban serios daños en su estructura y cimientos, situación que Diario de Morelos constató documentó hace casi un año.
De tal manera, la Conagua anunció que se daría inicio a los trabajos para remediar el cauce, el cual está catalogado como zona federal.
Ante la notificación de la autoridad, los vecinos se mostraron dispuestos, a excepción de uno, que se negó a desalojar su propiedad.

La fuerza del agua. Aunque los vecinos intentaron ganarle espacio a la barranca, el agua fue deteriorando las construcciones.

 

Por:  Marcela García / [email protected]