compartir en:

JIUTEPEC, MORELOS.- Vecinos del edificio 3a de la unidad habitacional “El Pochotal”, de Jiutepec, temen que la estructura de sus viviendas colapse en cualquier momento tras las fisuras ocasionadas por los sismos.
El 16 de junio de 2013 ocurrió un sismo de 5.8 grados en la escala Richter, con epicentro en el poblado de Huazulco, Guerrero. El movimiento telúrico provocó cortes de energía eléctrica y en el servicio telefónico en diversas partes del país. En Morelos causó daños en la estructura de un edificio con más de 20 años de antigüedad.
Edith Hernández Archundia, vecina del edificio 3a, recordó que el temblor fue durante la noche, por lo que al amanecer revisó su departamento y encontró diversas grietas, al igual que otros vecinos.
“Las grietas estaban por todos lados, varias viviendas tenían el mismo problema, lo cual nos inquietó y acudimos al área de Protección Civil del municipio en donde nos dijeron que los daños en la estructura del inmueble representaba un riesgo para al menos 10 de las 20 familias que ahí vivimos”.
Alarmados, acudieron al Infonavit para hacer valer la cláusula del contrato celebrado al momento de adquirir el inmueble, el cual señala: “Si la vivienda sufre daño parcial, el Infonavit, con cargo al seguro contratado indemnizará al trabajador el valor destructible de la vivienda hasta por el saldo del crédito por amortizar”.
Sin embargo, Edith Hernández, asegura que durante tres años han buscado el apoyo y no han conseguido nada, por el contrario, sus viviendas se siguen dañando con cada temblor.
“Nosotros -los vecinos- no queremos dinero, queremos que nos reparen las viviendas porque es el único patrimonio que tenemos y el cual aún seguimos pagando, pero nadie nos ha tomado en cuenta y el problema aumenta. Las fisuras se han convertido en grietas por las que se mete el agua a las viviendas durante la temporada de lluvias”,  comentó Edith Hernández.

Les dan largas en el Infonavit
Aseguró que tras iniciar el proceso para hacer válido el seguro fueron atendidas por Carlos Sánchez Quijano y Jesús Nava Figueroa, quienes les dieron largas y, cuando parecía que el asunto se resolvía, se enteraron que los funcionarios obtuvieron su jubilación y se perdió toda información sobre su caso.
Por miedo a quedarse sin hogar y al no tener dinero para que ellos puedan hacer las reparaciones necesarias, piden al Infonavit les haga válido el seguro para reparar los 10 departamentos que están en grave riesgo.
“Vivimos con el miedo de que el edificio se venga abajo, un temblor mayor a los 5.8 grados podría dejarnos sin casa, por eso queremos la ayuda, pedimos que nos hagan válido lo que por derecho nos corresponde que es el seguro de daños”, finalizó.

Por:  Marcela García  /   [email protected]