Desde 1996, cuando contaba con apenas seis años de edad, inició su carrera conduciendo go karts y de inmediato evidenció que poseía el don de “las manos de seda” para pilotear.
Así, en el 2011 por fin se le concedió un deseo largamente acariciado, manejar un formula uno bajo el sello de la escudería Sauber. Al siguiente año, siendo apenas su segundo en el máximo circuito, a pesar de no contar con el mejor de los autos, hizo la hombrada de subirse tres veces al pódium.
Para el 2013, cambió de escudería a McLaren en donde las cosas no se le dieron del todo bien, aunque terminó la temporada en un honroso décimo primer lugar.
En el 2014 Force India lo anunció como su piloto oficial, escudería que sigue defendiendo hasta la fecha. Sus detractores lo acusan de ser muy agresivo a la hora de competir, lo que le ha acarreado algunas sanciones a lo largo de su trayectoria.
Ha participado en 139 grandes premios, logrando ocho pódiums. El último, durante el pasado fin de semana en Azerbaiyán, en la cuarta prueba del serial 2018, haciendo una carrera inteligente, convirtiéndose así en el piloto mexicano que más veces ha quedado dentro de los tres lugares de honor.
Ya adivinó usted, estimado lector del Diario de Morelos, que me estoy refiriendo al tapatío Sergio Michel Pérez Mendoza, mexicano de excepción, a quien cariñosamente apodan “El Checo”.
Por supuesto, como sucede en estos casos, la polémica no se ha hecho esperar, respecto a que, si El Checo ya es el mejor piloto mexicano de todos los tiempos.
El gran referente del automovilismo en nuestro país ha sido el malogrado Pedro Rodríguez, quien participó en 54 grandes premios de Fórmula Uno y siete veces subió al pódium. Destacando que, en dos de ellos, en Sudáfrica 1967 y en Bélgica 1970 obtuvo el primer lugar.
De modo que, los jóvenes aficionados pretenden encumbrar al Checo, a sus 28 años de edad, como el mejor piloto azteca en la historia del automovilismo, aduciendo que, nadie se ha subido al, pódium ocho veces.
Mientras los más veteranos, siempre han encontrado en Pedro Rodríguez, a quien el destino le jugó una mala pasada en Núremberg, Alemania, a sus escasos 31 años de edad, al ícono del automovilismo nacional y aducen que mientras el Checo no gane un gran premio, no se le puede comparar.
Además, Pedro Rodríguez terminó en dos ocasiones, en 1967 y 1968 en el sexto puesto general de la temporada. Y el Checo, el mejor lugar que ha ocupado, también en dos ocasiones, ha sido el séptimo en 2016 y 2017.
Echando a volar la sinceridad, no alcanzo a entender esa imperiosa necesidad de siempre estar comparando las trayectorias y la bizantina discusión de quién ha sido el mejor.
Les propongo dejar de discutir y disfrutar del grato sabor de boca que nos han dejado este par de estrellas del automovilismo, recordando simplemente cómo han hecho… temblar de la emoción.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...