compartir en:

Pavel Durov, fundador de la plataforma de mensajería de origen ruso Telegram rechazó una oferta por  unos $1,000 millones de dólares que le realizó Sundar Pichai, CEO de Google.

Después de los rotundos fracasos con Talk, Wave, Buzz y actualmente Hangouts, herramientas con las que Google ha buscado competir sin mayor éxito en el segmento de la mensajería instantánea, intentó comprar a Telegram rival directo de WhatsApp.

Google estaba en una posición perfecta para dominar los mercados de mensajería y redes sociales móviles mientras se desarrollaban y estaban todavía en su infancia, pero debido a que fue demasiado lento para actuar, perdió esas oportunidades y ha estado luchando para establecer un punto de apoyo importante en aquellos mercados desde entonces.

Afortunadamente, si una empresa tan grande como Google falla en un determinado mercado, puede simplemente adquirir una compañía más pequeña que tuvo éxito en él, y un informe de Rusia afirma que Google quiere hacer exactamente eso mediante la adquisición de Telegram. Sin embargo, la aplicación de mensajería popular ha negado ese informe, alegando que ni siquiera está en conversaciones con Google, y mucho menos trabaja en un acuerdo de adquisición.

Google puede ser el rey de las búsquedas, pero algunos de sus mejores esfuerzos en torno a la construcción de herramientas de comunicación han fracasado - recuerda Wave? - recuerda la última vez que utilizó Google + ? Yo tampoco. 

El Chat de Google, ahora integrado con Google Hangouts, se convirtió en una herramienta para ver los chismes de la oficina. 

No es de extrañar que, según medios de prensa en Rusia, los ejecutivos de Google han estado cortejando al fundador y CEO de Telegram, Pavel Durov, durante al menos un año para ofrecerle Un billón de dólares por su creación.

Telegram dice que ahora tiene 100 millones de usuarios mensuales, tiene un enfoque cada vez más importante en la vida privada y ahora ha vuelto su atención en la próxima carrera de armamentos de alta tecnología - los robots.

Pero, por desgracia, un portavoz de Telegram ha confirmado en términos muy claros a publicaciones especializadas:  "Esto es una mentira completa. No hubo conversaciones de adquisición, no hay planes para tal cosa tampoco."

Telegram no ha monetizado y todavía enfrenta a la dura competencia de WhatsApp, que recientemente habilitó el cifrado de extremo a extremo, por lo que, sin duda, una compra de Google sería una gran ayuda para las arcas de la empresa.

Su CEO Pavel Durov es un duro crítico de Facebook y Google por el manejo de la privacidad de los usuarios y dice que no tiene planes de sacar beneficio de su empresa Telegram, por lo que realmente no sería un buen trato.