compartir en:

Estudiantes de una escuela de danza dieron vida a la historia de “Alicia en el país de la maravillas” adaptada al ballet, en la que decenas de bailarines recrearon la aventura de la pequeña que viaja a un extraño mundo en búsqueda del Conejo Blanco. 
Bajo la dirección artística de Ingrid Meyrán, los talentosos jóvenes ofrecieron una noche mágica en la que todo podía ser posible, al representar durante dos actos la hazaña de la pequeña al descubrir personajes fantásticos como la Zota de Corazones, la Reina de Corazones, el gato de Cheshire, el Sombrerero Loco, la Liebre de Marzo junto con animales y flores.  
Emocionantes efectos especiales y la gran técnica de los personajes en escena, fueron el factor que dio vida a esta asombrosa velada para los amantes de la danza clásica, quienes aplaudieron al término de la obra, reconociendo el gran desarrollo y capacidad de los bailarines. 

Por: Alfredo Valdez
[email protected]