José Manuel Pérez Durán

compartir

Del sismo de septiembre de 1985 y el del mismo mes pero de 2017, la lección fue la solidaridad de la sociedad civil ante la desgracia. Sobre todo los jóvenes, en ambas ocasiones reaccionaron rápidamente; se organizaron o no, pero todos ayudaron, impelidos por un sentimiento de humanismo como pocas veces se manifiesta. Sin embargo, no todo es compasión y bondad. Criminales es lo que son, desalmados insensibles ante el dolor ajeno, ingratos que se aprovechan de la desgracia humana; cualquier peyorativo les queda corto.

compartir

¿Dónde están los 43 estudiantes? Tal es la pregunta que en tres años no ha atinado a responder el gobierno federal. Por principio de cuentas, es necesario subrayar que la tragedia constituye un crimen que no solamente agravia a la sociedad mexicana, también implica un crimen contra la humanidad o crimen de lesa humanidad, cuyas especificaciones corresponden al Estatuto de la Corte Penal Internacional aprobado en julio de 1998.

compartir

Es la una con catorce minutos del martes pasado. Un amigo lo vio: “Se sacudía, salía mucho polvo, pensé que se iba a caer”.  Al Palacio de Gobierno como le sigue llamando la gente, nada de Casa Morelos. Construido hace cincuenta y dos años, aguantó el temblor. El gobernador 1958-64 Rodolfo López de Nava dejó sólo el primer nivel y Emilio Rivapalacio Morales lo terminó, por allá del 65.

compartir

Tatuada para siempre la fecha en la historia de esta parte de México con palabras de dolor y destrucción, pasadita la una de la tarde de este día se estarán cumpliendo dos semanas del temblor más letal que haya golpeado al estado de Morelos.

compartir

Llegado el caso de que el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo se postule como candidato a gobernador, ¿votarán por él los cuernavacences que han padecido por falta de agua potable?

compartir

Llegó de pronto, sin previo aviso porque en Cuernavaca no hay la alerta sísmica que avise, como sí hay en la ciudad de México. Primero, quedito por dos o tres segundos, y enseguida fuerte, fortísimo como jamás habíamos sentido uno en Cuernavaca. De eso estoy seguro. Ni el del 19 de septiembre de 1985, hace justo treinta y dos años. Luego cada quien contará cómo le fue en el sismo. Sentado a la computadora, no terminé de escribir el Atril para la edición de ayer.

compartir

Negro el traje y blanca la camisa que viste José Manuel Sanz, se asoma el filo del puño izquierdo, extendidas ambas manos que sujetan la bandera mexicana en el instante en que el español la entrega al soldado de la escolta. Hecha circular la imagen en redes sociales, la interpretación no puede ser otra más que la de una falta de respeto a México y particularmente a los cuernavacenses por parte del secretario técnico y mánager del alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo.

compartir

La zona sur de Morelos no es ciertamente un edén de paz y tranquilidad; hace tiempo que dejó de serlo. En Puente de Ixtla, Mazatepec, Amacuzac, Jojutla, Tlaquiltenango la delincuencia llena la nota roja: homicidios, asaltos, presuntas extorsiones a presidentes municipales. Cuernavaca, Temixco, Zapata, Jiutepec, Yautepec no son la excepción. Tampoco Huitzilac, ganado a pulso su fama triste de municipio de alto riesgo.

compartir

Pintoresco ya era, pero Rafael Vargas Zavala se volvió medio famoso el uno de octubre de 2003 cuando se cruzó el pecho con la banda presidencial para la ceremonia de su toma de posesión como presidente municipal de Huitzilac. Ignorante, debió considerar: “si presidente soy, me pongo la banda”.  Pasado el evento, alguien del pueblo le preguntó: “¿por qué te la pusiste?”. Y contestó, lacónico: “¡por qué chingaos no!”. Cosa que meses más tarde confirmaría al columnista. Café de por medio, hacía pocos días que había rendido su primer informe.

compartir

Es la del “grito” de Independencia la única ceremonia oficial que abarrota de mexicanos emocionados las plazas públicas en pueblos chicos, que atesta la gran Plaza de la Constitución del Distrito Federal y desborda los zócalos de las capitales estatales.

compartir

Veintinueve años hace que el aeropuerto de Tetlama ya estaba operando, parcialmente pero funcionando, y hasta hoy no consigue despegar del todo. Lejos quedó aquel 15 de abril de 1988 que el presidente Miguel de la Madrid vino a una gira. Acompañado del gobernador Lauro Ortega Martínez y el secretario de Agricultura y Ganadería, Eduardo Pesqueira Olea, estuvo en el desde su arranque llamado Aeropuerto Mariano Matamoros, cuando Cuernavaca era una de las pocas capitales de estado que no tenía aeropuerto.

compartir

Preocupante, la noticia se esparció rápidamente en las redes sociales, la tarde del sábado. Grupos de WhatsApp retransmitieron un comunicado de la  Fiscal General del Estado de Morelos (FGEM). “Ayúdanos a encontrarlo”, decía, ilustrada la petición con la fotografía de Félix Rafael Arámburu Hernández y datos proporcionados por sus familiares que lo denunciaron desaparecido el miércoles: señas físicas, estatura, complexión, cómo vestía la última vez que lo vieron, etc.

compartir

Secretario de Desarrollo Económico y Turismo del Ayuntamiento, Juan Diego Pons Díaz de León, le atiza al alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo, involuntariamente, sin que esa sea su intención. Presume las clausuras de 26 antros por vender alcohol a menores de edad en los veinte meses que van de la administración del ex futbolista, pero añade que en el mismo lapso la “comisión especial” integrada por regidores ha autorizado la apertura de 44 establecimientos con venta de bebidas etílicas.

compartir

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) se halla en la etapa de “los nuncas”. Jamás había estado en una crisis financiera como la actual, históricamente un Rector estuvo bajo proceso penal, y nunca el buen juicio de un Rector había sido tan cuestionado como es hoy el caso de Alejandro Vera Jiménez.

compartir

Tepoztlán, Temixco, Jiutepec, Xochitepec, Ayala, Cuautla, Tepalcingo, Miacatlán, Tlaquiltenango, Puente de Ixtla, Cuernavaca, Amacuzac, Mazatepec, Zacatepec y Jojutla. Quince municipios declarados este lunes en alerta permanente por el Subcomité de Fenómenos Hidrometeorológicos porque no parará de llover los próximos días.

compartir

Hacía años, muchos, que la gira al extranjero de un gobernador no reportaba inversiones grandes: 5 mil millones de pesos en el caso del viaje de Graco Ramírez a Japón que concluyó el viernes. Serán invertidos en diez plantas niponas establecidas en Morelos como Nissan, Bridgestone, Sekisui, Tachi-s, Tokai y otras.  Bien porque significan más empleos... LAS ALTERNATIVAS son tres: verificas o no verificas tu coche.

compartir

Póngalos el lector en este orden de posibilidades: Alejandro Mojica Toledo, José Luis Urióstegui Salgado y Gerardo Becerra Chávez. Son la terna de la cual saldrá el candidato de Morena a la presidencia municipal de Cuernavaca. Imputado Becerra del delito de fraude a una pobre señora con la venta de una casa, es facultad del comité nacional añadir otro (u otra) a la terna para hacerla cuarteto en los casos de encuestas, como será el de la capital de Morelos.

compartir

En Cuernavaca la operación de estacionamientos públicos se da en un juego evidente de valores entendidos con la autoridad municipal. Cobros indebidos, instalaciones inadecuadas y la falta de responsabilidad en el resguardo de vehículos son la constante de esos negocios cuyo funcionamiento está, inútilmente, regulado para la capital morelense desde hace más de dos décadas.

compartir

El gobernador Graco Ramírez anda en Japón. Refieren las notas: busca fortalecer negociaciones con empresas niponas radicadas en Morelos, Tokai y Nissan Mexicana, y atraer una inversión de cinco mil millones de dólares para ampliaciones de la planta de automóviles y de la empresa Bridgtone. Suena bien, y mejor si logra traer la inversión pues generaría empleos.

compartir

A Yautepec ya nadie lo menciona con su nombre completo: Yautepec de Zaragoza. Pasa lo mismo con Tetecala de la Reforma o con Jojutla de Juárez. Una lástima, referidos los vocablos íntegros por los viejos e ignorados por los jóvenes a propósito de hechos y héroes de la historia de México. Acostumbrado el uso de apócopes en la cultura popular de Morelos y del vecino estado de Guerrero, mientras allá “Chilpo” es Chilpancingo acá “Yaute” es Yautepec, “Jona” por Jonacatepec, “Joju” por Jojutla, “Tlaqui” por Tlaquiltenango, Cuerna por la capital y así.