compartir en:

Luego de la estrepitosa caída en los saltos sincronizados con los binomios Iván García-Germán Sánchez y Paola Espinoza-Alejandra Orozco, el taekwondo mexicano saldrá a escena de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en espera de subir al podio.

Con solo un par de días de haber pisado suelo brasileño, el seleccionado olímpico de taekwondo ya tiene una loza pesada que cargar, ya que ahora son los cuatro participantes, tendrán que demostrar su trabajo y rendir frutos en este certamen.

En tanto, la doble medallista olímpica de Beijing 2008 y Londres 2012, María del Rosario Espinoza, está consciente del compromiso que representa ser parte de un deporte en el cual se tienen las últimas esperanza de subir al podio.

La deportista reconoció que es una responsabilidad grande, pero también de que en el deporte pueden suceder cosas ajenas a ellos, y se debe ser entendible para no generar falsas expectativas.

Para la sinaloense estar en sus terceros Juegos Olímpicos es un momento que se debe tomar con tranquilidad, pero también con el deseo de disputar cada una de las peleas como una final.

Espinoza indicó que cada uno de sus compañeros están tranquilos y sólo esperan el momento de salir al escenario olímpico para cumplir con las metas trazadas.

El conjunto mexicano está formado, además de María Espinoza, de Itzel Manjarrez, Saúl Gutiérrez y Carlos Navarro, quienes en el tatami de la Arena Carioca 3, irán por un resultado histórico.

En la división de los 49 kilos, Manjarrez abrirá con la congoleña Rosa Keleku Lukusa, luego Carlos Navarro lo hará ante el libanés Yousef Shriha en los 58 kilos; Saúl Gutiérrez en los 68 kilos, ante el mongol Temuujin Purevjav y en los 67 kilos, María del Rosario Espinoza ante la filipina Kristie Elaine Alora.