Durante este sexenio la Fuerzas Armadas han adquirido singular y extraña relevancia dentro de las labores de nuestro País, desde que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como Presidente de México, este se ha apoyado bastante en el ejército, al cual le ha encargado tareas que, aunque uno pensaría que sobrepasan sus facultades, van desde la seguridad pública hasta su participación en la construcción de las magnas obras de su sexenio.

Esta presencia constante y permanente de las fuerzas castrenses en las actividades de la sociedad civil es lo que las ha expuesto y, en cierto punto, exhibido esa poca tolerancia y frialdad que tienen para el manejo de temas sensibles, situación que las ha puesto a merced del escarnio público y materia de un sinfín de críticas que poco a poco han ido minando su prestigio.

Aunado a todo esto, en las últimas semanas se han visto todavía más envueltas en una serie de acontecimientos que las han hecho enfrentarse ahora con integrantes del gabinete del Presidente López Obrador, como el Subsecretario Alejandro Encinas quien lanzó la acusación directa en contra del ejército y en su informe lo señaló como responsable de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Otro tema que generó largas discusiones en las Cámaras de Diputados y Senadores fue el dictamen que proponía ampliar su plazo en tareas de seguridad pública hasta 2028 y apenas venían saliendo de esa polémica cuando ahora se dio a conocer que hackers lograron romper la seguridad digital de la Secretaría de la Defensa Nacional y robaron 6TB de información confidencial que podría poner en riesgo la seguridad nacional.

Temas escabrosos que mantienen una tensión militar en el País y que no tendrían razón de ser en una de las Instituciones más sólidas del Gobierno, si la mantuvieran al margen y se le encargaran únicamente las labores que le competen.   

No está de más decir que esto es a título personal.

Fíjense nada más… que ni tardo ni perezoso, el Senador Ricardo Monreal, después del hackeo a la SEDENA, llamó urgentemente a legislar en materia de ciberseguridad. ¡Eureka!

Fuera de contexto: Pues todos a jugar en el bosque, por que el ‘Lobito’ ya no está. Así es, fue detenido (no gracias a José Luis Urióstegui Salgado) Antonio Villalobos Adán, el ‘Lobito’, expresidente municipal de Cuernavaca y a quien alguna vez Yeidckol Polevnsky vaticinara que sería el mejor alcalde que tendría la capital morelense.

Por: Omar Arizmendi Hernández / opinión@diariodemorelos.com • Twitter: @om_arh22


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado