Derivado de la gran movilización y unión de voluntades que causó la propuesta de Reforma Electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador, es casi un hecho que esta, al no obtener la mayoría calificada en el Congreso, será desechada, sin embargo, ya se habla de promover leyes secundarias que, sin que contravengan a la Constitución, logren reducir el excesivo gasto que representa el INE y las elecciones en nuestro País.

Es de destacar que, justamente hablando del INE, este nunca estuvo en peligro de desaparecer, sin embargo, era más que necesaria su reinvención, ya que, a pesar de que ha logrado adaptarse a las transformaciones políticas que ha vivido la sociedad mexicana y mantenido una línea efectiva de honestidad y transparencia en pasados escrutinios, las manchas de fraude y corrupción que permeó en la elección federal de 2006 siguen muy presentes. 

A pesar de que la Reforma Electoral tenía cosas rescatables y necesarias, también quería borrar años de progreso electoral con la desaparición de los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE), lo cual sería un craso error, ya que estos se encargan de llevar a cabo los procesos electorales de cada Entidad, lo que significa que cumplen con una labor de vital importancia para la vida democrática de México.

Sería importante que las cúpulas partidistas y la sociedad en general, aprovechando que el tema de la Reforma Electoral seguirá vivo y en discusión, retomemos la situación de los Organismos Públicos Locales Electorales y nos demos a la tarea, tanto sociedad, como autoridades, de fortalecerlos y de reconocerlos, ya que, con los procesos electorales de 2023 y 2024 a la vuelta de la esquina, estos serán los encargados de seguir dando certeza a la democracia en cada uno de los Estados de la República Mexicana.

No está de más decir que esto es a título personal.

Fíjense nada más… que se reunieron los líderes estatales del PRI, PAN y PRD, como dando entender que están más unidos y preparados que nunca para encarar las elecciones de 2024 en Morelos, sin duda, lanzan un mensaje de fortaleza, liderazgo y capacidad de convocatoria, claro si viviéramos en el año 2000.

Fuera de contexto: Recuerden amiguites, no por andar pagando para posicionarse como personas proactivas, de ideologías que nunca han profesado y al servicio del pueblo, significa que la gente se lo va a creer, de hecho, hasta fastidia ver tanta hipocresía. ¡Saludos cordiales!

Por: Omar Arizmendi Hernández / opinión@diariodemorelos.com • Twitter: @om_arh22


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado