Irma Reyes acogió a la pareja y a sus tres hijos, pero cuando se enteró del crimen cometido improvisó un plan para engañarlos, llamar a la policía y así lograr la detención, de lo cual no se arrepiente.

 

Dando seguimiento al caso Fátima, se acaba de dar a conocer que la tía del feminicida no aceptará la recompensa que el gobierno ofreció a quien diera información sobre el paradero de Giovana y Mario, pues señaló que ella los entregó para hacer justicia y por que además ella también fue violada y no podía soportar que el caso quedara impune.

Irma Reyes se dice avergonzada, adolorida, sorprendida, pero no arrepentida de haber recibido a su sobrino Mario con su esposa y tres hijos, de haberles dado techo y comida unos días, de haberles sacado la confesión de su crimen, el cometido contra la niña Fátima de 7 años de edad, después de verlos en las noticias.

 

Menos lamenta, por supuesto, su plan improvisado para engañar a la pareja, buscar auxilio y entregarla a la policía.

 

La mujer volvió a relatar los hechos y cómo fue que hizo declarar su crimen a los feminicidas de Fátima, pero ahora dice, tiene miedo a que algún amigo de Mario la ataque porque ella no lo conoce en realidad, ya que no lo veía desde hace 16 años.