compartir en:

La suspensión del programa de verificación en Morelos de manera temporal evitó que estos centros fueran sancionados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) o la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Morelos (Propaem).
Así lo explicó el director general de Gestión Ambiental de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), Noé Nañez González, en la reunión de seguimiento con representantes de verificentros y cámaras empresariales.
“La decisión de suspender el programa de verificación vehicular obedece a una razón técnica, ya que actualmente los equipos que operaban, así como los sistemas y protocolos no cumplen con lo que establece la norma. Si hubiésemos permitido que se emitieran hologramas bajo ese esquema, estaríamos cometiendo una falta”, añadió.
Además, se hubiera puesto en riesgo las autorizaciones con que operaban, ya que los incumplimientos eran varios al no contar con las certificaciones o la calibración adecuada de sus equipos.
Por DDM Redacción