compartir en:

Madrid.- Al delantero portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, le salió caro su desplante al árbitro del partido de la Supercopa de España ante el Barcelona, del día domingo, pues fue suspendido cinco partidos en la liga.

Así lo decidió el juez único de Competición de la Federación Española de Futbol, luego de que el jugador se hiciera acreedor a dos tarjetas amarillas en dicho encuentro, y además empujara al silbante Ricardo de Burgos.

La primera amarilla se la ganó al despojarse de la playera, luego de convertir el 2-1 para la causa del conjunto madridista, en el minuto 79, y la segunda la obtuvo cuando trató de engañar al árbitro para irse expulsado en el 82.

Decisión inapelable

De acuerdo con el reporte del colegiado en la cédula del encuentro, “una vez mostrada la tarjeta roja, CR7 me empujó levemente en señal de disconformidad”, lo que derivó en el número de juegos de suspensión.

La directiva del conjunto “Merengue” apeló la segunda amarilla, pero el juez Único fundamentó la sanción por considerar que el silbante es la única autoridad deportiva en el terreno de juego, única e inapelable, por lo que no es posible revocar la sanción de Cristiano Ronaldo.