El programa para la captura y retención de las vaquitas marinas en el Alto Golfo de California fue suspendido luego de que un ejemplar muriera al ser trasladado a El Nido, refugio que se pensó para la especie.

El jefe del programa, Lorenzo Rojas, indicó que la vaquita marina que fue capturada, un ejemplar hembra, se estaba adaptando en un inicio, pero súbitamente algo hizo clic en su cerebro e inició a nadar de manera muy rápida, perdiendo la noción de tiempo y espacio.

El animal, en un estado de estrés, comenzó a actuar de una manera extraña y por eso murió, aunque fue liberada.

Por el hecho, se cree que será la última ocasión en que se intente capturar a un ejemplar, pues no se puede poner en riesgo a los pocos animales que restan.