Cuernavaca, Morelos.- Delfino Barona Escobar, de 49 años, es un pintor e impermeabilizador que diario se levanta muy temprano para trabajar, pues es el único sostén de su familia, compuesta por cuatro personas.

Su voz inspira confianza y Diario de Morelos lo acompañó para ver cómo labora en las alturas, oficio muy peligroso.

Don Delfino asegura que jamás ha tenido un accidente, pues es muy precavido y siempre tiene en el pensamiento a su señor padre, a quien hace un par de años perdió.

“Lo visito seguido en su tumba”, pues fue su padre quien le dio un consejo de vida, que lleva a cabo día con día y piensa inculcarlo también a sus hijos para que sean padres que nunca abandonen a sus hijos y que lo lleven a la práctica.

“Me dijo ‘Cuando seas padre nunca abandones a tus hijos y lucha siempre, pues ellos son una parte de ti’”, recordó Delfino.

En su momento, él no tenía idea de la magnitud de lo que significaban esas palabras, pues apenas estaba labrando su futuro.

Después conoció a la que ahora es su esposa, doña Joaquina Victoria, con quien procreó dos hijos, Karen y Víctor Manuel, de 17 y 14 años.

Fue hasta entonces cuando recordó claramente las palabras de su padre.

Hoy en día, don Delfino se dedica a trabajar duro para que a sus pequeños no les falte el sustento y todavía se da tiempo para llevarlos a la escuela.

En muchas ocasiones va a recogerlos tras salir de clases, pues piensa que su labor como padre es estar al pendiente siempre de sus hijos.

Sin embargo, cuando tiene que salir del estado por cuestiones del trabajo ya no puede llevarlos ni ir por ellos y eso lo preocupa, pero confía en la buena cabeza de sus muchachos para que no hagan cosas malas y al finalizar las clases se vayan directo a casa.

Finalmente, don Delfino comentó que gracias a su trabajo le pudo brindar un viaje a su familia por ocho días a Ixtapa Zihuatanejo.

Para ello tuvo que ahorrar mucho y no dejar los gastos corriente cotidianos. “Me costó mucho lograr ese objetivo, pero lo hice con mucho amor, pues quería y soñaba con ese momento.

“Es algo muy bonito que recuerdo a cada rato y me hace feliz, pues esos momentos quedaron grabados en mi memoria y en la de ellos. Me considero un buen padre y aconsejo a los nuevos papas que luchen por sus hijos, pues son motivación y emoción muy fuerte para el corazón”.

Por: LUIS FLORES
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...