compartir en:

Servicios especializados de Corea del Sur y China consideraron hoy que tuvo un origen natural el temblor de magnitud 3.4 grados en la escala de Richter que se registró esta tarde en Corea del Norte, y descartaron que haya surgido por una prueba nuclear.

 

El sismo de esta tarde fue detectado por el Servicio Geológico de Estados Unidos a una profundidad aproximada de cinco kilómetros en el noreste norcoreano, y debido a que fue similar a movimientos provocados por pruebas militares, algunas fuentes consideraron que podría haber habido un ensayo nuclear.

Los primeros reportes señalaban que el temblor tuvo su epicentro cerca de un recinto nuclear en la localidad de Kilju, en la provincia norcoreana de Hamgyeong del Norte, lo que incrementó las sospechas.

Sin embargo, la Administración Meteorológica de Corea del Sur informó más tarde que “se presume que el sismo ocurrió (de forma) natural”, ya que “no se detectó ninguna onda sonora, que normalmente se genera en caso de un sismo artificial”, de acuerdo con despachos de la agencia de noticias Yonhap.

El temblor “no fue resultado de una prueba nuclear”, señaló por separado el Centro de Redes de Terremotos de China (CENC, por sus siglas en inglés) que realizó estudios sobre los registros infrasonológicos del sismo actual y de los anteriores, incluidos los provocados por las pruebas norcoreanas.

La magnitud de este sismo fue menor que los registrados cuando Corea del Norte ha llevado a cabo pruebas nucleares en el pasado, todos mayores a los 4 grados Richter, aunque el ensayo de una bomba de hidrógeno el pasado día 3 de este mes, causó un temblor de más de 6 grados.

Estos precedentes, junto con las recientes amenazas de Pyongyang, suscitaron especulaciones de que Corea del Norte habría conducido una nueva prueba nuclear.

El sismo se registró un día después de que los medios oficiales norcoreanos dio a conocer una declaración del líder de la nación, Kim Jong-un, en la cual prometió que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “pagará” por insultarlo y por amenazar con destruir a Corea del Norte.

En Tokio, un funcionario del gobierno japonés citado por la agencia de noticias Kyodo también estimó que probablemente “no fue una prueba nuclear”, pues a pesar de las especulaciones en ningún país se han sostenido reuniones de seguridad de emergencia.

En tanto que la Agencia Meteorológica de Rusia negó haber detectado niveles anormales de radiación después del movimiento telúrico.