CUERNAVACA, MORELOS.- En 2017, la actividad turística de Morelos tuvo tropezones, pero nada que impida al sector mantener una expectativa positiva sobre el cierre de año.
La industria hotelera inició con el buen sabor de boca que le dejó el 70 por ciento de ocupación promedio de diciembre de 2016.
Las señales negativas que el gobierno de Estados Unidos envió a México con su política migratoria hostil favoreció al turismo nacional; la creciente disparidad del peso frente al dólar obligó a muchos, que habían considerado viajar al exterior, a voltear hacia los destinos locales, entre ellos Cuernavaca, planteó el presidente de la Asociación de Hoteles, Donaciano Hernández Vega.
Después, durante los primeros meses de un complejo año, con aumento en los energéticos y el riesgo de un proceso inflacionario, el flujo de visitantes a la entidad se mantuvo bien “a secas”, hasta la Semana Santa, cuando la ocupación y la actividad turística en general registraron su primer pico positivo de la anualidad, indicó.
Contra todas las expectativas, el problema en el Paso Express, en julio, no afectó de manera sustancial la ocupación, debido a que los congresos y bodas programados para esas fechas se mantuvieron y el turismo de fin de semana también, salvo los días viernes y sábado siguientes a la tragedia.
A manera de resaca, la afectación más grave se vio en agosto, cuando la industria se desplomó a niveles de hasta 80 y 85 por ciento, con la cancelación de eventos y reservas personales, especialmente en la zona sur, a pesar de la campaña que el gobierno federal anunció para la temporada de “Viajemos todos por México”, señaló Hernández Vega.
Las cifras oficiales de esta caída no fueron dadas a conocer por la Secretaría de Turismo, que en el mismo periodo de 2016, informó de la llegada de casi 1.5 millones de visitantes.

Recurren a campaña
Para las fiestas patrias, los empresarios se organizaron para lanzar promociones, y los hoteles redujeron la tarifa entre 10 y 15 por ciento, para incentivar la ocupación durante septiembre.
Hubo de mantener los precios bajos hasta octubre, porque después del sismo, el principal mercado de la industria hotelera, el de bodas y congresos, se contrajo con la cancelación de eventos, registrando su nivel más bajo, de apenas 40 por ciento, en su principal temporada.
Para noviembre, la estrategia dio resultado, pero no se alcanzó la meta de lograr que la ocupación promedio de la temporada llegara al 75 por ciento, y la industria se tuvo que conformar con un 55 por ciento, indicó el presidente de la Asociación de Hoteles.
Para el cierre de 2017, el dirigente auguró al turismo un inicio flojo, con niveles de ocupación promedio de 40 por ciento, pero con señales de que el flujo de visitantes para la Navidad y Fin de Año permitiría que la Primavera de México tenga ocupaciones de 95 y hasta 100 por ciento, por lo que consideró que a pesar de las dificultades el turismo de Morelos reportará un cierre exitosos como el de 2016.

Fin de semana. Ayer, en Cuernavaca, varios grupos de turistas extranjeros disfrutaron del cálido clima que se ha tenido en las últimas semanas.

Optimista. Donaciano Hernández, presidente de la Asociación de Hoteles, espera cierre  similar al de 2016.

Tarifas promedio de los hoteles en Morelos, por noche:
Especial y Tesoros:    2,000
Cinco estrellas:    1,200 a 1,500
Cuatro estrellas:    850 a 1,100
Tres estrellas:    500 a 700

Porcentajes promedio de ocupación en el año:

Diciembre 2016    70%
Vacaciones de verano    65%
Octubre, temporada de bodas    55%
Noviembre, muertos y fin de semana largo    65%
Primera quincena de diciembre,     40%
Segunda quincena de diciembre    80 a 90%
Promedio diciembre 2017         (expectativa)    70%
La cancelación de congresos en agosto y octubre fue de entre un     20 y 25%
La cancelación de bodas     35%

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...