A punto de ser linchado estuvo Jesús tras robarse una tableta electrónica del interior de un taller de motos, ubicado en la avenida Progreso, de la colonia Niño Artillero, de Cuautla, luego de que aprovechara un descuido de los empleados para meterse al negocio.