El estado de Sonora es el principal productor de trigo en México, uno de los cereales más utilizados para la alimentación humana por su alto valor energético y contenido de proteínas

 

El cultivo de este cereal se realiza principalmente en el sur del estado, en los valles agrícolas del Yaqui y Mayo, donde se establecen cada año extensiones superiores a las 250 mil hectáreas con las siembras de trigo.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el trigo que se produce en Sonora representa el 38 por ciento de la superficie cultivada en México y aporta el 50 por ciento de la producción nacional.

En esta entidad, el rendimiento del cultivo por hectárea es un 30 por ciento superior al promedio nacional y 121 por ciento por encima del rendimiento mundial, se acuerdo con la FAO.

En el subcíclo agrícola 2016-2017, se sembraron 290 mil 164 hectáreas de trigo en Sonora, de las cuales el 91.7 se establecieron en el sur del estado, indicó la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

El valor de la producción o derrama económica que generaría el trigo en el ciclo agrícola 2016-2017 sería de unos seis mil 500 millones de pesos. Es información preliminar porque está concluyendo la cosecha y empieza la comercialización. Algunos productores hicieron ventas por contrato a un precio promedio de 200 dólares por tonelada.

A través de un reporte, la dependencia federal señaló que a la fecha la cosecha registra un avance del 97.2 por ciento y se ha obtenido un volumen de un millón 740 mil 895 toneladas, con un rendimiento promedio de 6.1 toneladas por hectárea.

Los valles agrícolas del Yaqui y Mayo, principales regiones productivas del estado, ya concluyeron las labores de recolección de las cosechas de trigo.

Un estudio elaborado por Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), organismo que otorga financiamiento a los productores que cultivan trigo, señala que el consumo de trigo se ubica en tercer lugar, después del maíz y el frijol.

Indica que en México se cultivan dos tipos de trigo que son el harinero para la elaboración de panes, tortillas, galletas y repostería, así como el cristalino para la elaboración de pastas alimenticias.

La producción de trigo en Sonora constituye una actividad económica de los productores rurales, su producción está inmersa en la cultura y el valle del Yaqui –ubicado al sur del estado- es un referente a nivel mundial sobre la producción del cereal.

Las condiciones climáticas del estado permiten que 75 por ciento de la producción de trigo sea de tipo cristalino, ya que los harineros presentan menor productividad y son más susceptibles a las enfermedades, indica el estudio de FIRA.

Sonora presenta las mejores condiciones climáticas para la producción de trigo, especialmente durante la temporada de otoño e invierno que proveen al menos 750 horas de frío para el desarrollo del cultivo.

Además, dispone de infraestructura productiva como almacenes, vehículos, tractores, sembradoras, cosechadoras, distribuidores de insumos, agua, valles agrícolas nivelados, infraestructura de riego, carreteras, ferrocarriles y puertos para mover la cosecha.

De la producción estatal de trigo, el 23 por ciento se destina a la industria harinera, en tanto que el sector pecuario, principalmente a la porcicultura, demanda el 31 por ciento del cereal que se cultiva.

Asimismo, al mercado de exportación se envía el 46 por ciento del volumen de trigo que se genera en Sonora, cuyo destino final son países como Argelia, en el norte de África, así como Venezuela, Chile, Perú y Guatemala.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la producción de trigo en el país registró un incremento del 14.6 por ciento en el país, unas 489 mil toneladas, de 2013 a 2016.

En ese periodo, la producción del rubio cereal aumentó de tres millones 352 mil toneladas a tres millones 841 mil.

Los cinco principales estados productores del cereal en México son Sonora, que el año pasado aportó una producción de 1.8 millones de toneladas, así como Baja California, Sinaloa, Guanajuato y Michoacán.

No obstante que Sonora es el principal estado productor de este cereal, se busca reducir la superficie de cultivo, debido a que es una planta que requiere gran cantidad de agua para su desarrollo y el riego se realiza a través del sistema de gravedad por canales.

En la entidad hay escasez de agua y, ante ello, productores agrícolas redujeron el subcíclo agrícola 2016-2017 la superficie de siembra de trigo y por ello el volumen de cosecha se reduciría en unas 250 mil toneladas este 2017.

Algunos agricultores del sector social y privado que tradicionalmente siembran trigo, entraron en un proceso de conversión de cultivos para optimizar el uso del agua e incursionar en otros cultivos con mejores mercados y ganancias.

El delegado de la Sagarpa en Sonora, Jorge Guzmán Nieves, señaló que la reducción de las siembras se realizó para obtener también mejores precios en el mercado para la cosecha de trigo.

“Sonora es uno de los estados más importantes, incluso a nivel global, en la exportación de trigos duros; este año se debe administrar la comercialización en forma estratégica para que los productores puedan lograr mejor precio”, anotó.

Explicó que la disminución de la superficie de siembra de trigo el subcíclo agrícola 2016-2017, también se debe a la instrumentación de un programa de ordenamiento del sector agrícola en coordinación con productores, para cultivos anuales y frutales.

Ejemplificó que en San Luis Río Colorado, al noroeste de Sonora, los agricultores sustituyeron siembras de trigo por algodón, mientras que en los valles agrícolas del sur optaron por remplazar el cereal por cultivos como maíz, garbanzo y frijol, entre otros.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...