compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- El Pleno del Congreso solicitó al tesorero del Ayuntamiento de Cuernavaca que coloque en un lugar visible de la dependencia a su cargo los montos que los ciudadanos deben pagar para evitar cobros discrecionales por parte de los empleados.
El legislador por el Partido Nueva Alianza, Francisco Santillán Arredondo, pidió su voto al Pleno para aprobar el acuerdo parlamentario con el que la legislatura exhortó al titular de la Tesorería a colocar a la vista de los ciudadanos las tarifas que el Congreso autorizó al Ayuntamiento para las infracciones de tránsito, principalmente.
Dichas tarifas están establecidas en el artículo 61 de la Ley de Ingreso para el Ejercicio fiscal 2016, y los conceptos en el Reglamento de Tránsito y Vialidad del Municipio, que también deben publicitarse.
El diputado agregó que los elementos de Tránsito abonan a los abusos económicos contra los automovilistas porque en las papeletas de las infracciones se refieren sólo a los artículos del Reglamento y no la tarifa de la sanción, por lo que los ciudadanos desconocen el monto que van a pagar al llegar a la Tesorería.
Además, dijo que el Ayuntamiento no cumple a cabalidad la Ley Información Pública, Estadística y Protección de Datos Personales del Estado de Morelos, al no poner a la vista de los contribuyentes las tarifas de las infracciones y, en general, de todos los servicios o derechos, por los que reciben ingresos.
De forma paralela, los legisladores instruyeron al titular de la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalizción (ESAF), Vicente Loredo Méndez, a auditar los ingresos que la Tesorería del Ayuntamiento recibió en los últimos meses por multas e infracciones.

A la vista de todos 
Piden a la Tesorería de Cuernavaca evitar cobros discrecionales por parte de empleados de multas de tránsito y otros conceptos, por lo que es necesario que dichos conceptos estén a la vista de los ciudadanos que acuden a realizar sus pagos.

Exhorto. El diputado Francisco Santillán promovió el llamado en defensa de los contribuyentes de Cuernavaca.

Por:  Antonieta Sánchez / [email protected]