Para cerrar con broche de oro su fin de semana, familias y amigos llegaron al club para disfrutar de los platillos que ofrece el restaurante, mientras niñas y niños aprovecharon las áreas verdes para aprender a jugar golf en compañía de sus papás, quienes como grandes jugadores, instruían a sus hijos.
Fue una mañana en la que el sol era parte de cada jugada e iluminaba la gran vista de todos aquellos que disfrutaban de sus bebidas frías y jugos naturales.
Los visitantes de la Ciudad de México, quedaron sorprendidos y muy contentos, como los integrantes de la familia Ninio, quienes dijeron estar felices y asombrados por la belleza del lugar.

Los asistentes disfrutaron jugando tenis o golf, así como de los jardines y los platillos del restaurante.

En familia gozaron de actividades deportivas y luego saborearon un rico desayuno a la carta.

Por: Ddm Staff / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...