compartir en:

Teléfonos inteligentes, relojes inteligentes y ahora… alcoholímetros inteligentes.

El consumo excesivo de alcohol sigue siendo una de las principales causas de muertes evitables en el mundo.

Y si bien beber alcohol con moderación es algo socialmente aceptado, el alcoholismo es todavía un tema tabú que se suele tratar en centros de rehabilitación aislados o en grupos de terapia anónimos.

"A todos nos ha tocado de alguna manera el tema del alcoholismo", dice el fundador y director ejecutivo de Soberlink.

Esta empresa de California, EE.UU., ha desarrollado un alcoholímetro digital con el que pretende cambiar la forma en que se trata la adicción al alcohol.

El aparato tiene un sensor que se conecta con la red de teléfonos móviles e internet, incorpora una pequeña cámara fotográfica que permite verificar la identidad del usuario y también cuenta con un sistema GPS para registrar las coordenadas de ubicación.

La idea es que el usuario sople al menos dos veces al día -aunque pueden ser más- a unas horas previamente establecidas.

En caso de que el resultado del test sea positivo, el dispositivo envía una alerta automática por mensaje de texto y correo electrónico a las personas que figuren en el llamado círculo de recuperación del paciente.

Y los datos llegan también al perfil que el usuario tiene en la página de Soberlink, donde en cuestión de 30 segundos después del test, aparece la cantidad de alcohol en la sangre y la verificación de la fotografía.

Ayuda a los pacientes a ser conscientes de la importancia de mantenerse sobrios; de alguna manera se sienten orgullosos de sus registros" Dr. Gregory Skipper

 

Nota recomendada Wikipedia se reinventa para dispositivos Android e iOS