Aunque la inversión pública en el Sistema de Salud mexicano ha aumentado de 2.4 a 3.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), entre 2003 y 2013, el Sistema de Salud mexicano no está trabajando de la forma más eficaz o eficiente, afirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su informe Estudios de la OCDE sobre los Sistemas de Salud: México 2016.

En salubridad general, los retos por venir para México no son alentadores. La transición epidemiológica requiere de mayor inversión al pasar de enfermedades infecto-contagiosas a crónico-degenerativas.

La actual administración declaró la Emergencia Epidemiológica EE-4-2016 por Diabetes Mellitus y Obesidad; de acuerdo con cifras de la propia Secretaría de Salud, al año mata a más de 98 mil mexicanos por padecimientos relacionados como son Insuficiencia Renal e Hipertensión Arterial, entre otros.

Tan sólo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que destina 81 mil millones de pesos de su presupuesto anual a la atención y control de padecimientos crónicos como: Diabetes Mellitus (42 mil 776 millones de pesos), Hipertensión Arterial (24 mil millones), Insuficiencia Renal (8 mil 100 millones), Cáncer de Mama ($3 mil 500 millones), VIH (2 mil millones) y Cáncer Cérvico Uterino (580 millones).

Imposibilidad de reducir sus montos presupuestales asignados

En el Senado de la República, la priista Cristina Díaz Salazar pretende una reforma a la Ley General de Salud, la cual, en la formulación del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) que sea presentado anualmente por el Ejecutivo Federal no se contemple la disminución de los montos presupuestales asignados y aprobados por la Cámara de Diputados para el año fiscal inmediato anterior.

En lo referente al Sector Salud (Ramo 12) la propuesta del PPEF 2018 presentada el pasado 8 de septiembre por el Gobierno federal refleja aumentos nominales en los diferentes rubros.

Considerando el efecto de la inflación, en términos reales representa un recorte de 4.5 por ciento al sector ya que el incremento únicamente es de 0.10 por ciento con respecto al presupuesto asignado en 2017.

La Senadora del PRI, integrante de la Comisión de Salud, busca poner candados a los montos presupuestales de la materia, a fin de satisfacer la demanda de los servicios y afrontar los retos epidemiológicos que requieren de un sistema financieramente viable y fuerte para disminuir el empobrecimiento de las familias por el golpe al bolsillo que éstas representan.

Cristina Díaz fundamentó que su propuesta tiene la finalidad de garantizar la suficiencia presupuestaria del Sistema Nacional de Salud, estableciendo los servicios de salubridad general como prioritarios y de interés público.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...