compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS-“Desde muy chiquito me ha estado trayendo mi padre aquí a Bomberos, pero ya de voluntario llevo dos años”, asegura Ricardo, quien al estar acompañando al trabajo a su padre le nació el querer seguir sus pasos en esta noble profesión y ayudar a las personas.

De momento atiende algunos servicios como enjambres de abejas, ya que “tampoco me meto tanto, porque no estoy tan capacitado”.
Sin embargo, espera algún día ya estar de planta en el Cuerpo de Bomberos, al señalar que hasta el momento su familia se siente orgullosa de lo que está haciendo. 

"Paso lo mismo que con él, él –su papá- llegaba, me contaba sus historias, experiencias y eso fue lo que más me llamó la atención.” Ricardo Martínez Santiaguillo, voluntario del Cuerpo de Bomberos.

Por Omar Romero
[email protected]