Una vez más, en plena Semana Santa y en la calle más importante desde el punto de vista comercial de la ciudad, quemaron e incendiaron una clínica de cirugía plástica por no pagar el “derecho de piso” que exigían los miembros del crimen organizado, como si estuviéramos en época de guerra, donde la autoridad no existe; así, de esta manera estamos viviendo los cuernavacenses.
A pesar del gran número de cifras que nos señalan en una serie de spots pagados a los que nadie les cree, el gobierno piensa que con eso ya acabó con la inseguridad: pero la verdad es que ésta ha repuntado de manera exponencial y cada día vivimos en una ciudad en la que se puede esperar todo lo malo en cualquier momento.
Los asaltos a los comercios, los robos a casa habitación y, desde luego, el robo de vehículos es cada día peor. Al parecer, a los secuestros no se les está dando la publicidad adecuada, pero sabemos que éstos continúan.
La ciudadanía está desesperada, ya que el vivir en un mundo en el que nos estamos acostumbrando a que hoy, mañana y pasado encontramos en las calles muertos y descuartizados, como parte de la cotidianeidad, es algo que no está bien y menos habla bien de la seguridad que según el gobierno nos está dando.
Podrán hacer miles de planes y darnos dos mil explicaciones, pero la inseguridad es algo constante al parecer, y a pesar de millones y millones de pesos que dicen haberse gastado en la seguridad en estos cuatro años, ya que además del presupuesto estatal el federal, que es muy cuantioso, y de los 1,200 millones que el Gobierno del Estado se queda de lo que le tocaba a los municipios anualmente, sólo sirven para crear orquestas y estrenar uniformes, porque la prevención del delito en Morelos es un fracaso.
Y si a ello le agregamos la insensibilidad política de la autoridad, que de manera tonta e increíble trata de quitarle importancia a los hechos cotidianos, la combinación es pésima.
A la muerte del organizador de la Feria de Cuernavaca y de la manera en que se llevó a cabo, parece de poca importancia al Ejecutivo, quien dice que el palenque estaba conectado con la delincuencia organizada y regresa a la cantaleta en contra del hermano de Joan Sebastián, Federico Figueroa, que -según el gobierno estatal- está coludido con el crimen organizado. Pues qué mala la policía que no lo ha podido detener y qué pésimos abogados tiene el estado, que no han podido sacar una orden de aprehensión, si es que en realidad está coludido con la delincuencia, o de plano son puros cuentos del gobierno para quitarse de la responsabilidad que le da la constitución de dar seguridad a la población, con la cual no ha podido cumplir de manera eficaz; son dudas que todos los días nos planteamos los ciudadanos.
Lo que sí podemos asegurar es que la inseguridad cada día está peor, aunque declaren y nos atiborren de publicidad que diga lo contrario.
Las extorsiones han crecido; ahora los criminales se disfrazan de miembros del INEGI, de Telmex o de empleados de varias compañías para asaltarte en tu casa en plena mañana; tenemos que vivir a las vivas en medio de alarmas, cámaras y pistolas para defendernos; y todavía son tan cínicos que van a hacer un operativo de despistolización, el cual va a recoger las armas prohibidas por el Ejército, armas que desde luego los ciudadanos comunes y corrientes no tenemos, pero a los que sí les sobran son a la delincuencia organizada, cuyos miembros desde luego no las van a entregar. Así que no entendemos por qué les encanta perder el tiempo, en lugar de buscar técnicos capaces de manejar el C5 adecuadamente y de tener funcionando todas las cámaras, porque al parecer funcionan menos de la mitad.
Queremos menos discursos y más eficiencia; queremos seguridad; no queremos seguir en manos del crimen organizado, porque a pesar de que digan lo que digan, las cosas siguen cada día peor; da miedo salir a la calle y no obstante que estamos en Semana Santa la situación sigue estando delicada. 
No sabemos quién sigue, a quién ahora van a robar o asaltar, pero en serio queremos que esto acabe porque la policía siempre llega cuando ya pasó todo. Eso sí, podemos ver desde el pasado lunes a los motociclistas de vialidad “mordiendo” a diestra y siniestra, poniendo infracciones y recibiendo dinero para no quitarles la licencia a los turistas, que dan lo que les piden con tal de no tener que hacer trámites en las oficinas de tránsito; para eso sí son buenos, se pintan solos para encontrar cómo “morder” a los pobres turistas. Y si no lo había notado, fíjese, en las esquinas y en las entradas de la ciudad; parecen aves de rapiña, listos para dar la tarascada. ¿No cree usted?

EL DÍA 28 DE ABRIL, el sensacional baile de los Cuernavacos en Mañanitas Casa Nueva, con la coronación de nuestra hermosa Reina Andrea Primera, hija de la familia Palazuelos Bustillos -distinguidos morelenses- que recibirá la corona de Pau Primera, a beneficio de la Casa Hogar de las Hermanas Trinitarias. No se lo pierda, quedan pocos boletos que están a la venta en Comonfort 13 y reservaciones en los teléfonos 314 51 91 ó 314 51 87.

Por:  Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...