La tarde de este martes fueron sepultados los restos de la pequeña Fátima, quien fue raptada y asesinada el pasado fin de semana en el sur de la Ciudad de México.

 

El cuerpo de la menor llegó la tarde del lunes a su casa, ubicada sobre la calle de María Dolores Obregón, del Pueblo de San Sebastián. Durante la madrugada de este martes, decenas de familias arribaron al velorio.

Esta tarde, luego de una misa en el domicilio, los restos fueron llevados al Panteón de Santiago Tulyehualco, donde finalmente el cuerpo de la menor fue sepultado.

Los últimos hallazgos de la Fiscalía General de Justicia capitalina señalan que el pasado viernes 11 de febrero, Fátima habría reconocido a la mujer que presuntamente la raptó, por lo que fue entregada a la salida de su escuela.

“Fátima reconoció a la mujer por eso la dejaron irse con ella. La dejaron ir con ella porque la reconoció”, declaró la fiscal Ernestina Godoy.