Investigadora del Uso del Tiempo del ser humano dentro del trabajo, estudiosa de la gran diferencia entre la lucha por un trabajo digno para el ser humano y en especial para la mujer que incluye el comportamiento nacional e internacional y mucho más, es la Doctora Mercedes Pedrero Nieto, quien nació el 22 de enero de 1944 en la Ciudad de Toluca, donde cursó sus primeros estudios y en la preparatoria 4 de la UNAM en la Ciudad de México. Terminó su carrera de Actuario, la cual se trata del manejo de las matemáticas aplicadas. Ahí cursó la carrera de Demografía, de lo que se ocuparía algún tiempo después.

Sus padres fueron José Pedrero Priego, nacido en Tabasco. En Toluca trabajó en una fábrica de casimires. Y su mamá, doña Leonor Nieto Rivera, era una amante ama de casa. Mercedes Pedrero está casada con el cineasta, Oscar Menéndez y tienen a su hijo: Emiliano. Conoció a Oscar en París y ya no se separaron. “Yo lo perseguí hasta que él me alcanzó”, dice con una sonrisa.

Mercedes terminó una maestría en el Colegio de México y otra en la Universidad de Pensilvania en EEUU., donde también hizo su Doctorado sobre Demografía, en investigaciones sobre la mano de obra en el País. Su especialidad ha sido el manejo del uso del tiempo en la participación de la mujer en el trabajo. En 1988 en Ginebra, le pidieron que presentara una ponencia sobre el Sector Informal. “Es que a ti, por ser mujer nadie te niega la palabra”.

Laboró quince años en el gobierno, de los cuales tres en el INEGI y doce en la Secretaría del Trabajo. Su jefe, el Licenciado Eduardo Sojo, la invitó para asistir a la Conferencia Internacional sobre Estadísticas de Trabajo la cual se lleva a cabo cada cinco años. “Eramos pocos ponentes: de Africa, Europa y algunos del Continente Americano, quienes habíamos hecho el estudio sobre un proyecto de trabajo. Un funcionario de Tanzania me calló diciendo que no eran proyectos para la gente del 3er. Mundo”. “Tú eres más del tercer mundo que yo”, dijo al recoger sus cosas y se salió del recinto de la ONU. Durante los tres años de trabajo en el INEGI, se echó a andar el diseño de la encuesta de empleo, sobre todo en lo que compete al trabajo digno para el Desarrollo Sustentable, objetivos y metas, en el tema del Empleo con perspectivas de género, aquel que le permita al trabajador y a su familia vivir dignamente, por encima del umbral de la pobreza, obtener un ingreso con el que pueda adquirir La Canasta Básica alimentaria, además de pagar el transporte, luz, gas, agua, educación y salud. Nos explica que el 68% son hombres y el 40% son mujeres, pero en el trabajo doméstico el hombre lleva el 66% y las mujeres el 88% y aún así los sueldos son mucho menores para la mujer que para el hombre. 

En una ocasión, el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari hizo un recuento de las condiciones deplorables del trabajo feminista. Mercedes lo inquirió. “Aquí hay dos tipos de mujeres: las que buscamos un trabajo digno y las que tienen conexiones y son recomendadas. Salinas se sonrojó y al salir saludó a todas con afecto y a Mercedes la dejó con la mano extendida. ¿Y usted es el presidente? Salinas se hizo como que no la había escuchado.

 Estando en el INEGI, fue a la Habana, Cuba en cinco ocasiones, trabajando para el gobierno de México, de 1974 a 1982, admirada de los adelantos en ese campo de trabajo.

De regresó a México a la Academia en el Centro Regional de Investigaciones  Interdisciplinarias (CRIM) donde aún sigue trabajando. 

Fue presidenta de la Asociación Mexicana de Demografía y en 1992, presidió el Congreso del Empoblamiento de las Américas, a nivel mundial y que se llevó a cabo en la ciudad de Veracruz, con la presencia de especialistas demógrafos de diversas partes de África, Asia y América, enfocado a la migración que había llegado al continente americano desde el siglo XVI. Dicho congreso, lo estaba organizando desde 1988.

En una reunión preparatoria para la conferencia, se fue a la ONU con sede en Nueva York y tuvo un encuentro casual con quien tenía a su cargo la misión de las encuestas de empleo, Sam Suharto, con quien tuvo una conversación técnica en la sede de la ONU y de haber recibido un telegrama donde le dijeron que había ganado el concurso y que tenía que ir a Nueva York durante 15 días y después siete semanas a Paquistán por parte de la ONU.

Toda vez que llegó a Paquistán, cuando fue presentada como la ganadora del concurso, Mercedes se rio de la cara de sorpresa que pusieron los paquistaníes quienes esperaban a cualquiera menos a una mujer. Durante su estancia en Paquistán estuvo en su capital, Islamabad. Anteriormente la capital de Paquistán era Karachi. En el país se quedaron los especialistas de la muestra: Uso de Tiempo. En 1992 regresó a Paquistán a valuar el trabajo que se había hecho a petición de la Oficina del INEGI. A partir de esta experiencia, en 1996 le surgieron invitaciones para trabajar en Mozambique y otras partes de África y Europa.

En el año 2002, la invitaron a diseñar “La Encuesta del Uso del Tiempo” a nivel nacional. Esta encuesta es para el mercado y para el trabajo doméstico, pedido por El Instituto de las mujer y por el INEGI. Estando en el INEGI de Aguascalientes, no se daba abasto con tantas invitaciones y se sintió complacida por esa tanta aceptación de parte de los asistentes.

Al haber tenido tanto éxito en estas investigaciones, comenzó a recibir invitaciones de Ecuador, Costa Rica, Perú y Panamá. En 1998, entre muchos otros reconocimientos, recibió la distinción del Premio Universidad Nacional en el área de Ciencias Sociales, por su trayectoria académica dentro de sus trabajos. Últimamente fue nombrada Miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Una prestigiada dama, la Doctora Mercedes Pedrero Nieto efectúa un trabajo de investigación de gran importancia para la población, para el INEGI y en el ámbito nacional e internacional.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]