compartir en:

Interesante mujer, licenciada en Historia y en Artes Visuales, María Helena González de Noval nació en la Ciudad de México el 10 de febrero de 1965. Su padre era el licenciado Alfonso González Serrano y su mamá fue la hermosa señora: María Elena López Derat quien estudió para secretaria y trabajó en Petróleos Mexicanos con los más importantes dirigentes de la paraestatal. Fue una magnífica madre y entregada ama de casa.
María Helena González López de Noval cursó sus primeros estudios en el Queen Mary School y en el Centro de Arte Mexicano del Pedregal, obtuvo la licenciatura  en Historia del Arte. María Helena se dedicó a hacer crítica de arte y a formar exposiciones de artes visuales. Fue Directora adjunta del Colegio Cristóbal Colón. Siendo su esposo el Director del plantel, el Doctor en Economía, Ovidio Noval Nicolau. A María Helena se le había encargado la parte artística del Colegio y estaba dedicada a dos facetas: una a la educación y otra al arte.
Cuando su esposo se fue a trabajar a Coatzacoalcos, Veracruz, Helena se convirtió en la Directora General del Colegio Cristóbal Colón. Desde hace algún tiempo se formó la “Fundación Noval para la Cultura y las Artes”. Divide su tiempo en la Dirección del Colegio y en el funcionamiento de la fundación. Es una magnífica escritora la que publica una columna en el Diario de Morelos, encargándose de la sección del periodismo cultural, gracias a sus conocimientos sobre la cultura mexicana y en especial sobre la Historia del Arte. 
Durante ese tiempo ha seguido la pista de los jóvenes artistas de Morelos e impulsado su trabajo, encontrando espacios donde estos puedan exponer sus obras, ya que los mismos esperan ser corregidos y gratificados con la aceptación de sus crónicas y artículos. María Helena dice que la política debe nutrirse y vestirse con el arte.
Nos cuenta que es curadora, historiadora y crítica de arte. En una ocasión invitó a Raquel Tibol a ver el trabajo que había hecho en el libro del pintor Manuel González Serrano que lleva por nombre “La Naturaleza Herida”, en el cual la presentación la hace el actual Secretario de Cultura: Rafael Tovar y de Teresa, el prólogo, María Cristina García Zepeda y la presentación del pintor González Serrano está escrito por la señora María Helena González de Noval. 
La señora Raquel Tibol le hizo una fuerte crítica en la revista Proceso, la que María Helena contestó en su columna del periódico Excélsior y ambas tuvieron una interesante discusión. “La señora Tibol era una implacable crítica de arte y todo le teníamos miedo”, apunta. Llevó a Raquel al Museo Mural de Diego Rivera y luego a comer al restaurante “El Cardenal”. Desde entonces se hicieron buenas amigas.
María Helena y su esposo Ovidio Noval, procrearon tres hijos: Diego, Mariela y Alonso. El mayor dolor que María Helena ha sufrido, ha sido perder a su hijo Diego fallecido en un terrible accidente automovilístico hace cerca de un año y medio. Diego tenía 21 años y estudiaba para Licenciado en Derecho. Coordinaba las redes sociales del PRI en el Senado de la República. Era un maravilloso pianista y un magnífico hijo, quien además de ser un joven carismático era muy entusiasta, guapo y sobre todo lleno de contagiosa alegría.
María Elena nos enseña un video de Diego tocando al piano una melodía española, mientras que ella lo acompañaba con las castañuelas. Sigue recordando a su hijo con orgullo y amor como si estuviera en ese momento frente a nosotros. Añade que sólo muere, aquel de quien la gente deja de hablar. Desde temprana edad a Helena le fascinaba el baile flamenco y su hijo Diego tocaba el piano para que su mamá bailara lo que no hacía mucho le encantaba hacer. 
Entre las actividades que la señora Noval realiza, la más importante de todas es su relación de madre con sus dos hijos, Mariela y Alonso de 19 y 10 años a quienes adora. Para estar la mayoría del tiempo posible con ellos, ha construido en su casa su propia oficina de trabajo con todos los adelantos tecnológicos de apoyo, siempre cuidada por su joven secretario el Arquitecto Gerardo Palma, quien está atento a las necesidades de la señora Noval. A ella le gusta el dibujo, cuyos trabajos apenas nos dejó ver, pues los guarda con mucho celo. Proviene de una familia de pintores. “Mi tío Manuel era tan buen pintor que creí que yo jamás iba a poder llegar a dibujar o a pintar”.
María Helena Noval está reconocida dentro de la sociedad de Cuernavaca, como el personaje que con su belleza, prestancia y refinado gusto, viste con la adecuada elegancia para cada ocasión. Tiene una colección de vestidos regionales que le confeccionan en Chiapas, cuyos modelos son copiados de sus propios dibujos y elaborados exclusivamente para ella. 
Gentilmente nos invitó a pasar a su casa, donde nos ofreció unas galletas recién horneadas por ella misma, dado que es una generosa anfitriona. Explicó que al día siguiente iba a dar una comida para más de cincuenta comensales. Es una gran cocinera y aunque tiene ayuda, dirige toda la preparación y elaboración de los alimentos. Nos invitó a conocer su cocina, en la cual tiene un escritorio lleno de libros y un atril, donde coloca el recetario para preparar la comida de ese día.  
El Presidente Municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, la invitó a dirigir el Consejo de Cultura del H. Ayuntamiento, junto a Víctor Hugo Valencia, Luis Lavat, Enrique Caltaneo, y Jesús Quintero. Todos ellos, grandes personalidades de la cultura en México, siendo Helena la única mujer del grupo. 
Con gran elocuencia nos platica de los cursos y simposios sobre Artes Visuales. De la lectura sus preferidos son: Angeles Mastretta, José Saramago y Elena Poniatovska.
Distinguida y hermosa señora, la licenciada en Historia del Arte y en Artes visuales, María Helena Noval, además de ser una magnífica escritora y columnista del periódico Diario de Morelos, sin perder los recuerdos de su Ciudad de México, le tiene un gran amor a Cuernavaca.

Semblanzas de morelos
Rafael Benabib
[email protected]