Ingeniero Civil, hijo de una de las familias más conocidas y respetadas de Cuernavaca, especialista en el sistema de agua potable en la Ciudad de México y ahora en esta ciudad. Entregado padre de familia y gran compañero de escuela. Tenista de primera y entre otras cosas un profesionista exitoso, es el ingeniero Luis Palau Hernández.
Vivió en la Ciudad de México en una casa de asistencia junto a varios compañeros  Almada, entre otros.
Jugó tenis en casa de la familia Iragorri, junto al campo de beisbol “La Leona”, en la Villa Internacional por Lomas de Atzingo y en el Club del Lago. Sus compañeros de juego eran: José Luis Manrrique, Sergio, el checo Hernández, Carlos Iragorri, Jaime Tenorio, Oscar Rodríguez, entre otros amigos con quienes también iban a jugar a los Go Karts.
Nació en la Ciudad de México el treinta de agosto de 1941. Estudió en el Distrito Federal y en tercero de primaria llegó a Cuernavaca a los ocho años de edad donde la terminó, aquí hizo la secundaria y la preparatoria. De regreso a la Ciudad de México ingresó a la  Universidad Autónoma de México a estudiar la carrera de Ingeniero Civil y se recibió en 1967.
Sus padres fueron: el doctor Luis Palau y la señora María Dolores Hernández quien fue una entregada madre y ama de casa. La relación con su papá era magnífica; iban a San Luis Potosí de donde era originario. La familia vivía cerca de “Venados” que se llamaba Derramaderos.
Durante las vacaciones iban a Acapulco y se recuerda que en aquel tiempo se hacían de siete a ocho horas de viaje. Para  Luis era toda una hermosa aventura estar junto al mar. En tiempo de sus estudios era Boy Scout y armaban campamentos con el padre Armando, quien era el Director del Colegio Cristóbal Colón.
Comenzó a trabajar en Concreto Premezclado, cuyo inicio se dio en 1969 al comenzar CIVAC, a un costado de la fábrica de Mosaicos Mexicanos de don Manuel Perdomo. En 1973 entró a trabajar a la Dirección General de Catastro del Estado, siendo gobernador el Ingeniero Felipe Rivera Crespo y en 1976 se fue a la Ciudad de México e ingresó al Departamento del Distrito Federal como Jefe de Conservación de Edificios, siendo el Regente el profesor Carlos Hank González durante el sexenio del presidente José López Portillo.
Su trabajo consistía en la preservación y ampliaciones de escuelas, edificios públicos y administrativos, reclusorios y verificación de lo realizado.
En 1978 pasó a ser jefe de la oficina de Mobiliario Urbano, ideó el primer Sistema Computarizado de Semáforos para equipar los recientemente terminados ejes viales.
Para desarrollar este proyecto se formó un Comité Multidisciplinario, participando diferentes dependencias, como la Dirección de Tránsito, el Departamento de Alumbrado y la Dirección de Obras Viales.
El equipo era holandés, implementando un modelo que coordinaba el tiempo de los semáforos para eficientar el tránsito. Este equipo se encontraba en el Departamento de policía y Tránsito: Tlaxcoaque, el cual combinaba todas las computadoras que se encontraban en los ejes viales, dentro del Circuito Interior.
Esto le dio la oportunidad de conocer otros sistemas, como los de Brasil, Japón y la propia Holanda, países a los que visitó en varias ocasiones para conocer sus técnicas, para decidir cuál era el mejor sistema y equipo que se pudiera implementar en la Ciudad de México.
Durante la siguiente administración continuó en la Dirección General de Construcción y Operación Hidráulica, teniendo a su cargo la construcción del drenaje profundo, los túneles de agua potable, los tanques de almacenamiento, las plantas de tratamiento, las líneas primarias de aguas potables y los colectores de aguas residuales.
El temblor de 1985 ocasionó un daño enorme al sistema de drenaje y principalmente al sistema de conducción y distribución de agua potable, lo que dejó a muchas colonias de la ciudad sin el preciado líquido.
Lo anterior requirió un gran trabajo de coordinación, con contratistas y trabajadores que entre todos trataron de resolver los problemas que había ocasionado el sismo, para lo cual se necesitaba la cooperación inmediata de su arreglo en beneficio de todos los lugares afectados. Esa falta de agua provocó el enojo y protesta de toda la población. La gravedad dela situación obligó a la ciudad el aportar agua de toda la república a través de pipas. De esa manera se pudo atender las necesidades de la población afectada.
Su casa la tenía en Cuernavaca y viajaba diariamente a la Ciudad de México a trabajar.
En 1967 se casó con Linda Abe a quien conoció en un baile en la casa de unos amigos mutuos. La ceremonia fue en la iglesia del Tercer Orden en Catedral y la fiesta de bodas en el Club de Golf Cuernavaca.
Procrearon tres hijos: Luis, Linda y Gabriela. Su hijo es licenciado en Administración Pública, trabaja en el Sector Financiero del Gobierno Federal, Linda es Arquitecta y vive en la Ciudad de México en su propia compañía. Gabriela estudió Diseño Textil y tiene su oficina en la Capital. Linda, su esposa, estudió comercio y se dedica a diseñar ropa de mujer. Tiene un negocio de ropa casual y de playa.
Al terminar su trabajo en el Departamento del Distrito Federal, lo llamaron a la Gerencia Regional del Valle de México, la que ahora es CONAGUA, como Gerente de Construcción, teniendo a su cargo en 1999 todas las obras necesarias para el suministro de agua potable en la zona metropolitana de la Ciudad de México. Siendo Director Administrativo el licenciado Mario Luis Fuentes en 2001 fue pensionado por parte del Seguro Federal del ISSSTE y del IMSS.
 Del 2001 a la fecha ha estado trabajando por su cuenta en obras de agua potable, alcantarillado, desazolve de presas y canales y construcción de edificios públicos y privados. Actualmente está trabajando en supervisión de obras en la Rivera Maya y en condominios desde Cancún, donde tiene su despacho.
Trabajó para el Instituto de Antropología e Historia en la remodelación del Palacio de Cortés, específicamente en la protección de los murales de Diego Rivera.
Profesionista sobresaliente y de intachable trayectoria, además de sus trabajos en obras hídricas, Luis Palau está dirigiendo el trabajo de pavimentación bipartito entre los ciudadanos de las colonias Satélite y Jardines de Cuernavaca.

Por:  Semblanzas de Morelos  /  Rafael Benabib

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...