Doctorado en Enseñanza Superior, con dos Maestrías en Administración y en Enseñanza Educativa. Nació en Cuernavaca, Morelos el 19 de julio de 1942. El Doctor Julio Astudillo Rendón se casó con Ma. del Rosario Ventura Lisaola y procrearos dos hijas: María Janet y Cyntia. Su hija María Janet es Licenciada en Derecho y Cyntia tiene un Doctorado en Antropología.

Estudió la primaria en la escuela Benito Juárez y la secundaria en la Escuela Federal No. Uno y en el Colegio Morelos. Cursó la preparatoria en la del Estado y terminó su licenciatura sobre Administración en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. En 1989 hizo una Maestría en Investigación Educativa y un Doctorado en Enseñanza Superior recibiendo Mención Honorífica. Del 2001 al 2013 terminó otra Maestría en el Centro de Investigaciones y Docencia y Humanidades en el Estado de Morelos (CIDHEM).  

A los 16 años tuvo su primer trabajo de ayudante de mecánico en la Agencia Chevrolet de Cuernavaca en el boulevard  Benito Juárez, bajo las órdenes del maestro de taller, don Miguel Gómez. Un año después se metió a trabajar a la compañía de máquinas de coser “Singer”. mientras organizaba un gimnasio de Judo con el profesor Pancho Rojas, en la calle matamoros, dentro de la tintorería “Victory”, la cual era de Luis Alonso y de Luis Marín. Estuvo yendo a Cuautla a un Dojo que él había organizado y que estaba en una de las salas del Club de Leones donde daba clases de judo dos veces a la semana.

Impartió clases de Judo a la Policía Judicial de Morelos, que dirigía el Teniente Coronel Guerrero, también a la Policía Metropolitana y a la entonces Policía Secreta, la que era dirigida por el Capitán Galindo, cuando todos los cuerpos de seguridad del Estado de Morelos los comandaba el General Peralta. Ahí dio clases de judo desde 1966 hasta 1968, en que entró a trabajar a Textiles Morelos, que estaba en la planta alta de la Mueblería Pomponio, en la calle Galeana con Hidalgo. 

Trabajó en la fábrica de automóviles Nissan Mexicana de 1971 a 1973 después lo llamaron como administrador de una fábrica de plásticos con don Alberto Joly Camargo. Ahí estuvo durante dos años. La Empresa se dedicaba a elaborar los tapones de plástico para los garrafones de agua que se vendían por toda la República.

Renunció y se fue a vivir a por un tiempo a Newark, New Jersey y a Nueva York y al regresar a México, en septiembre de1977, ingresó a trabajar como maestro de la Escuela Agropecuaria de Zacatepec. Ahí impartió clases de Ciencias de la Administración, de Historia de México e Historia Universal, dando varias asignaturas a nivel de licenciatura en universidades, como la UAEM, el Colegio Morelos, en el Tecnológico de Monterrey (ITESM) y la Universidad de Educación a Distancia (UMED). 

Vivió con su hermano Isidoro y con su mamá. Su padre era maestro de obras a quien Julio  conoció a los 6 años de edad y que no supo más de él hasta que tenía 18 años. Arribó a la casa enfermo y en forma deplorable y falleció a los tres días de haber llegado. Su mamá, Timotea Rendón Salgado, lo dio santa sepultura. Doña Timotea era originaria de Zumpango del Río, Guerrero y en Cuernavaca se dedicaba a cuidar una finca en la calle Viveros (Ahora Elias Calles) en la colonia del Club de Golf Cuernavaca. Ahí Julio vivió desde los seis años hasta los 26 en que se casó. Cuenta que tuvo una niñez llena de amor por parte de su hermano y de su mamá.

Gracias al trabajo de su Madre, obtuvo sus principios, su educación escolar, el haber dependido de ella durante todos esos años en que le dio apoyo y cobijo. “Siempre me ha sorprendido que dentro de su cultura, a pesar de ser una analfabeta, haya tenido tanta seguridad en sí misma para darme esas directrices y educación. Aprendí de ella todos los valores para llegar a ser un hombre de bien, que han sido parte de mi vida. Ella decía que la mujer mexicana así se ha comportado siempre con sus hijos.

Recuerda con cariño y respeto al profesor Villalobos de la primaria, de quien tanto aprendió a tenerle amor y dedicación al estudio, del que hasta la fecha no ha dejado. Habla de sus amigos y compañeros, quienes posteriormente fueron sus alumnos o sus maestros, como el Ingeniero Avendaño quien lo impulsó a estudiar Administración y que después fue a quien le impartió clases; de su compañero Fausto Gutiérrez Aragón el que más tarde se convirtió en su jefe, en la Universidad Mexicana de Estudios a Distancia.

Nos dice que el ingeniero Fausto Gutiérrez se fue a España por un tiempo a aprender de la administración y funcionamiento de la Enseñanza a Distancia. Regresó emocionado y al llegar a Cuernavaca abrió su propia Universidad.

Le preguntamos de qué se trata su especialidad y nos explica que la asignatura de Investigación Educativa consiste en llevar a cabo un protocolo que cuando se hable del tema, se debe tener el conocimiento, la claridad, la seguridad y la comprobación de que lo dicho es cierto y verdadero, a través del método, que conlleva: tema, problemas, hipótesis, variables y recopilación de información por medio de cuestionarios aplicados a un grupo de personas, haciendo una estadística de ellos, una conclusión y la comprobación del tema tratado.

Después de 35 años de trabajar en la educación ya se jubiló y hoy en día se dedica en forma consecutiva al ejercicio corporal, pero especialmente a la lectura de 6 a 8 horas diarias en temas de Humanismo, de Historia de México y de Historia Universal.

Hombre de gran valía, el Doctor en Enseñanza Superior, profesor en varias universidades, con una Maestría sobre Investigación de la Educación y otra sobre Administración de la Educación,  el Doctor Julio Astudillo Román ha sido maestro de Judo dueño de su propio gimnasio, gran padre de familia y un insaciable lector, quien se prepara para ser conferencista sobre los temas de su conocimiento. Él es un cuernavacense a quien le debemos todo el reconocimiento por su trayectoria en beneficio de la investigación y el saber del Morelense.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]