compartir en:

Destacado político del Estado de Morelos, licenciado en Derecho, terminó una licenciatura sobre Finanzas en el Instituto Tecnológico de México, en Santa Teresa (ITAM) en el Distrito Federal donde cursó la carrera de Derecho. Egresado del Tecnológico de Monterrey, Licenciado en Finanzas de la Universidad John F. Kennedy de Harvard, Boston; y gran amigo, es Fernando Josaphat Martínez Cué, quien se ha distinguido dentro de sus negocios de fotografía y en otras empresas.  
Nació en Cuernavaca, Morelos el 5 de mayo de 1965, en la clínica Santa Mónica con el Doctor Jorge Ganem. Su padre fue don Fernando Martínez Guerra, de quien guarda gratos recuerdos; con él jugaba desde niño, le enseñó a trabajar, en especial en el ramo de la fotografía, la que ha sido una actividad familiar de varias generaciones. Su mamá es María Antonieta Cue, quien con su carácter firme, le hizo ver la vida con mayor seriedad. En total fueron cuatro hermanos: Rosario, Fernando, Lorena y Carlos. 
Cursó sus estudios en el kínder Resurgimiento; la primaria y secundaria en el Colegio Morelos; Licenciado en Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico de Monterrey, donde fue Presidente de la Sociedad de Alumnos y luego de ex alumnos de la misma institución. 
Su primer trabajo fue el de repartir tarjetas de crédito de Bancomer a la entrada de la sucursal “centro”. Su papá era propietario de la famosa “Foto Alameda”, la cual ahora es de su hermana Rosario. Fernando le ayudaba a su padre. Al poco tiempo consiguió un pequeño local a unos pasos del negocio de su papá y se dedicó a la fotografía de retrato, en el cual su papá no quiso incursionar, por lo que Fernando continuó teniendo éxito y agrandando sus negocios sobre todo en lo que a fotografía se refiere.
Acostumbraba ir a nadar al balneario Chapultepec, a jugar futbol, el que aún practica y el tenis, deporte que dominó al grado de estar a punto de lograr representar a Cuernavaca en una justa estatal. Nos cuenta que él pertenece a la generación de Pancho y Antonio Maciel, de David Penchina, ahora Director del Infonavit Nacional, de Alberto May y de varios otros. 
Contrajo nupcias con Lucía Etchegaray, a quien conoció en la preparatoria del ITESM y en 1993, al cumplir cinco años de noviazgo, se casaron y tienen dos lindas hijas: Carolina y Pamela. Su  esposa Lucía ha sido una parte muy importante de su vida, como madre de sus hijas, esposa, compañera de trabajo, quien siempre ha estado a su lado. “Ella aún trabaja más que yo”, sonrie.
En 2009 se fue a Harvard, Boston a la Universidad John F. Kennedy a estudiar: Innovación para Desarrollo Económico, la que comprende el conocimiento de las nuevas tecnologías para las instancias de gobierno y trata todo lo de Salud, Servicios, Educación, Obra Pública, entre otras cosas, para la administración del gobierno al servicio de las comunidades. También organizó el “Foro en Perspectivas” con sede en el Hotel Villa Behar.
Fue electo diputado local en la Legislatura XLVII de Morelos. 2000-2003 y del 2003 al 2006 Diputado Federal de la LVIII Legislatura con el cargo de Secretario de Presupuesto.
En 2006 fue candidato a la gubernatura del Estado de Morelos y, al no salir electo se retiró por un tiempo de la política para atender sus negocios particulares.
Tres años más tarde, en 2009, vuelve a ser diputado local y de 2012 a 2015 fue Síndico Municipal en el trienio del presidente Jorge Morales Barud. 
Comenzó a expandirse por todo el Estado de Morelos y parte de Guerrero. Inauguró sus tiendas de fotografía en Cuautla, Jiutepec, en Yautepec, en Taxco, Iguala y Temixco. En total fue propietario de 31 sucursales y la matriz de Cuernavaca.
Se ha quedado sólo con seis comercios y le comenzó a interesar el negocio inmobiliario. Abrió varios Video-centros, fue constructor de casas habitación. 
También tuvo un Restaurante llamado “La Pérgola”, el cual tuvo mucho éxito y estaba ubicado en la avenida Morelos.
Toda la familia de su padre es originaria de la ciudad de Puebla. Su abuelo, fue uno de los fotógrafos más reconocidos y respetados de Puebla. Su tío Josaphat llegó a Cuernavaca poco después que su padre y entabló una relación muy cercana con Fernando, por su don de gentes y su ayuda continua hacia las personas más necesitadas.  
La familia de doña Toñita, su mamá, tenía un vivero en la Pradera y a Fernando lo ponían a regar y acarrear las macetas que ahí se vendían. Luego se sentaba con su abuela, quien le contaba la historia de la familia, de cuando llegaron de España. En otras ocasiones lo hacía con su abuelo don Antonio Cue, quien también había venido de España y como no veía bien, se sentaba junto a él a leerle las secciones sobre política internacional y local de dos periódicos nacionales. “Había muchas cosas que yo no comprendía, pero mi abuelo me las explicaba logrando que comenzara a entender los sucesos políticos de aquella época”.    
Nos dice que su mejor escuela ha sido lo que aprendió de su abuelo, de su tío Josaphat con quien siempre se llevó muy bien y, por supuesto, de su señor padre, a quien le agradece las enseñanzas que de él recibió  y al que tanto amó.
Su pasión por el estudio de la Política, haciendo de ella su actividad preferida, exitoso empresario, dentro de la fotografía, la gastronomía y del negocio inmobiliario. Fernando es un hombre de mucho futuro en la vida comercial y en la vida política del Estado de Morelos, así como un ejemplo de trabajo, honestidad y entrega hacia su terruño: Cuernavaca.  

Semblanzas de Morelos.
Rafael Benabib

[email protected]