Licenciado en Derecho y Ciencias Sociales, abogado postulante en el Poder Judicial de Justicia, comercializador y experto en escoger el mejor café del País, viajero por todo México de placer y de trabajo,  es Fausto Miranda Montero.
Sus padres son Miguel Miranda Sánchez y Alicia Montero Yáñez. Su papá fue agente vendedor de autos Volks Wagen y luego de los autos Ford. Su mamá es profesora y ya está jubilada por la SEP en su calidad de Directora de Educación Escolar.     
Fausto nació en Cuernavaca, Morelos, el 10 de septiembre de 1969 en el Hospital Civil de esta ciudad. Hizo sus estudios primarios en Cuernavaca, la preparatoria en la nocturna 1 de la Universidad y terminó la carrera en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, recibiéndose de Licenciado en Derecho en la UAEM en 1994. Ese mismo año entró a trabajar al poder judicial como auxiliar del Presidente del Poder Judicial de Justicia del Estado de Morelos, donde estuvo de 1992 a 1996.
Se dedicó a litigar como abogado pasante, abrió su despacho en la avenida Plan de Ayala y después puso éste en el primer cuadro de la ciudad de Cuernavaca.
Se casó con Myriam Gil Martínez, a quien conoció en la casa de la profesora Carmen Celia Rodríguez. De ahí se robó a Myriam yéndose ambos a vivir a la casa de Fausto. Contrajeron matrimonio el 16 de diciembre de 2017.
Hoy en día se dedica a la comercialización de café e insumos para restaurantes. A partir del 2009 se conectó con el café Colibrí del Estado de Puebla e introdujo a Cuernavaca el café poblano, el de Coatepec, Veracruz y sigue buscando lo mejor de café de toda la República. “Es difícil conseguir mejor café que el tipo Colibrí., nos acota”.
Le gustaba jugar tenis, frontenis y squash pero ahora hace caminata para estar en forma. Llevan una hermosa relación con sus padres: don Miguel y doña Alicia a quienes visitan con mucha frecuencia.
Cuenta que su padre jugaba tenis con él. Después jugaban frontenis en el estadio Centenario, normalmente haciendo pareja con amigos y conocidos de la cancha.
Tiene una hermana mayor quien es profesora en Educación Escolar y son muy unidos.
Su mamá era la dueña y señora de la casa y aunque le daba su lugar a su esposo, todo lo que sucedía tenía que pasar por su visto bueno y aun lleva el control. Su papá es quien le ha cubierto la espalda y aunque es muy amable, nunca se le olvida ser firme cuando se necesita.
En época de vacaciones se iban a Guadalajara, Jalisco, donde llegaban a la casa de la familia de su papá. A Fausto le gustaba ir a Tonalá y a sus alrededores. Visitaban la Plaza del Zapato y la Plaza Patria, yendo a todas las funciones que podían al Teatro Degollado.
Iban a Tlaquepaque donde su mamá llenaba el auto de artesanías y loza del lugar. Casi siempre era en diciembre y nos dice que este mercado es uno de los más limpios y hermosos de la República. “Quien no conoce el mercado de una ciudad, desconoce el corazón de sus gentes”, apunta.
Les fue muy difícil tener una familia, por lo que están intentando adoptar un niño que venga a llenar ese hueco que existe en su vida familiar.
Periódicamente se encuentra con sus amigos a jugar squash, pero casi siempre Fausto y Myriam salen a viajar juntos a donde se pueda pues es una pareja muy unida.
Fueron a Chiapas con una comitiva del H. Ayuntamiento de Cuernavaca a la Ciudad de Palenque en 2017 en compañía del Presidente Municipal Cuauhtémoc Blanco Bravo,  donde nos recibió el presidente municipal de Palenque. Ahí  fueron atendidos con una hermosa fiesta y regalos de la comunidad. La razón de ese viaje era hermanar las dos ciudades. El presidente Municipal de Palenque y su esposa tienen pensado hacer un viaje reciproco a Cuernavaca y a todo el Estado este mismo año, en cuanto pase el período de elecciones.  
Cuando Fausto estaba en la preparatoria, entró a trabajar en un negocio de la venta de discos con música de todos los tiempos. Ahí le tomó amor a la música, al igual que su esposa Myriam, quienes  no perdían la oportunidad para ir a bailar, pues el último viernes del mes acostumbran a ir r con otras parejas a la Discoteca Caoba. “A Myriam y a mi nos gusta la música disco y también la romántica”, aclara.
Recuerda cuando de niños llegaban a la pastelería “Viena” y mientras sus padres se tomaban un capuchino, Fausto gozaba de las delicias de su famoso pastel  de chocolate. “El estar en la mitad del Centro Histórico y ver pasar a los turistas extranjeros y en especial a los amigos de mis padres, de mis hermanos y míos, era toda una fiesta”, añora.
Fausto es el Presidente de la Asociación Pro Centro Histórico de Cuernavaca, A.C., cuya función principal es activar la vida del Centro Histórico de Cuernavaca, mediante la cultura y el Arte. Así como atraer al turismo y mejorar la economia.
Participan dentro de la Ecozona, logrando un equilibrio con el Estado, el Municipio y el comercio, como en la remodelación de la Plaza de Armas y la pavimentación de las principales avenidas de la ciudad. Se ufana de cooperar con el Gobierno del Estado en la Ecozona y en especial en la Plaza de Armas y las demás obras de embellecimiento.
El año pasado se organizaron diferentes actividades, como la tradición del rescate de la cartonería: las Piñatas y las Catrinas, tradición netamente mexicana.
Se han organizado dos foros sobre el Centro Histórico con el propósito de conseguir la Declaratoria de Zona de Monumentos en los cuales han participado, desde los cronistas de la Ciudad, hasta el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
Durante este tiempo se encarga como organización, en el Congreso Nacional sobre Cocina Tradicional Mexicana para celebrarse en la ciudad de Cuernavaca, donde participarán más de quince asociaciones, así como cámaras empresariales. Ahí se están recibiendo más de 70 ponencias de toda la República.
Hombre emprendedor, magnífico litigante, orgullosamente mexicano y respetado por la comunidad es don Fausto Miguel Miranda Montero.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...