compartir en:

Ingeniero Civil, egresado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, hombre altruista, formó una fundación de ayuda a los migrantes. Fue uno de los estudiantes detenidos en el Campo Militar Número 1 como perseguido político, magnífico pelotari, es Eduardo Cline Arrieta, quien nació en Durango, Dgo. el 9 de noviembre de 1949. Llegaron a residir a Cuernavaca en 1983, ciudad a la que visitaba desde niño.

Su padre: Herman J. Cline Welther, alemán de nacimiento y su mamá, Eloisa Arrieta Corral, de Durango, Dgo. Se fueron a vivir a la Ciudad de México, donde Eduardo estudió en el colegio Williams, hizo la preparatoria en la No. 5 y se recibió en la Facultad de Ingeniería como Ingeniero Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1969 terminó su carrera y comenzó a trabajar como destajista para la compañía Santiago Gringer (SG Construcciones). Después constituyó una constructora propia con la que le hacía trabajos al Departamento del Distrito Federal, a Recursos Hidráulicos, a Pemex, a los gobiernos de Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Estado de México, Puebla, Veracruz y Tabasco.

La compañía se especializaba en obras de infraestructuras, como: drenajes, carreteras, agua potable, alcantarillado y algunas construcciones de casa habitación, viviendas populares y condominios. En 1966 entró a trabajar en una empresa francesa que vendía maquinaria pesada en el País; como ingeniero civil, ganaba doble, pues no sólo vendía bien, sino que a los clientes, gracias a sus contactos,  también les conseguía contratos con los gobiernos y las constructoras a quienes les rentaba dicha maquinaria.

Contrajo nupcias en 2002 con la señorita Mar Hernández del Real a quien conoció en Cuernavaca. Tienen tres hijos: Fernando, Eduardo y Fátima.

Al llegar a Cuernavaca continuó construyendo por su cuenta y formó una fundación que se llama “Red Migrante”. La finalidad de esta fundación es conocer todo lo relacionado con la migración; apoyar a los migrantes de Morelos en su vinculación con los migrantes en el extranjero. Han hecho una gran labor entre la gente que deja el País y los que ya están establecido en los Estados Unidos.

Nos platica que en 1968 estuvo en el Movimiento Estudiantil Universitario. Fue detenido por soldados del 40 batallón de infantería y enviado al Campo Militar No. 1. El General Ramón Arrieta Vizcarra, primo hermano de su mamá, al ver que estaba detenido lo sacó fuera del País, “porque en aquel tiempo el ser estudiante en México era un delito”, dice. Razón por la cual se fue a Florida. Llegó a casa de un amigo a quien conoció jugando Jai-Alai. Este deporte, a diferencia de la “pelota vasca”, es un frontón de 54 metros y se juega con una canasta de castaño tejida con mimbre. Aunque en la actualidad ya se hacen con materiales sintéticos.   

Uno de los pelotaris que jugaba profesionalmente se fracturó una pierna y no pudo seguir jugando Jai-Alai, por lo que el intendente del frontón, al ver que Eduardo jugaba bastante bien, lo invitó a ser parte del equipo de Jai-Alai como profesional. Ahí estuvo jugando durante un año, donde comenzó a ganar dinero para sobrevivir. Primero jugó en Daytona y después en Orlando.

Los compañeros del frontón fueron avisados que uno de los pelotaris había tenido un accidente y la dama que lo acompañaba había fallecido. Varios de ellos fueron a ver el trágico suceso y se encontraron que el compañero nada más tenía heridas sin consecuencia, pero reconocieron a la mujer que había fallecido, quien era esposa de otro de los pelotari del frontón. El compañero herido se tuvo que ir a curar a otra ciudad antes de ser alcanzado por un raquetazo del ofendido marido de su acompañante, la mortalmente accidentada. 

Actualmente, Eduardo tiene una empresa de mucho éxito, llamada: Agencia de Información Estratégica Inteligente, S.A de C.V., la que se encarga de capturar diariamente todo tipo de información para generar una síntesis informativa, con la cual proceder a analizar, de forma cualitativa y cuantitativa, temas que son relevantes para el Estado de Morelos y para el País. 

Esta información es requerida, por servidores públicos, que, por ejemplo: desean saber cuáles son las reacciones de la población sobre sus actuaciones; por agrupaciones empresariales, que quieran enterarse de los “mercados a futuro” o de los últimos cambios de la competencia, por partidos políticos, que se interesan sobre las encuestas, la posición del INE, lo que siente la ciudadanía a su favor o en su contra, también por organismos no gubernamentales, por candidatos a puestos de elección que quieran enterarse si tienen posibilidades de salir electos en tal o cual distrito y por el público en general, que solicite información más amplia que las que le ha dado los medios sobre un tema específico y que es difícil de conseguir por sí solo. Y otro tipo de información ya analizada por especialistas en cada uno de los casos.

Nos cuenta que en una ocasión, Eduardo se encontró a su amigo José Luis Pacheco, quien le presentó a su esposa. “Ya la conozco, pues hace unos años me la presentaste en el aeropuerto, donde estuvimos platicando sobre el viaje que ustedes estaban por hacer. ¿Recuerda señora?”. José Luis tomó a Eduardo aparte y le dijo que a quien conoció fue a su anterior esposa y que con esta otra señora, apenas llevaba cinco años de casado. Eduardo no sabía dónde meter la cabeza de pena. “No se preocupe señor que su amigo también a mí me lleva de viaje”, le dijo la nueva esposa, echándose todos a reír.

Eduardo Cline Arrieta es una persona respetada dentro de la población cuernavacense, a la cual le guarda todo su cariño, un amoroso padre de familia, todo un caballero que siempre recibe a la gente con una sonrisa y una palabra de aliento. Orgulloso de ser aceptado como parte importante de la comunidad morelense.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]