Llegó con su familia a Cuernavaca. Estudió en el Colegio Suizo Americano y la secundaria en la federal No. 1, cursó la preparatoria en la 1 de la UAEM. Su papá fue don Francisco Alonso y su mamá Esperanza Martínez. Su padre sufrió un infarto y por recomendación del médico se vinieron a vivir a esta ciudad. Luis Antonio Alonso Martínez nació el 10 de noviembre de 1946 en la Ciudad de México.
Se fue a estudiar Medicina Veterinaria y Zootecnia en la UNAM. Tiene un diplomado en Medicina Qirurgica en perros y gatos por la UNAM. Tuvo un sinfín de trabajos como veterinario como en el estado de Morelos, en el Estado de México; trabajando por toda la República hasta llegar a Chetumal, Quintana Roo, donde se quedó dos años, inscrito en el Programa Nacional Agropecuario, impulsado por la Presidencia de la República.
En 1975 se estableció en Tejalpa, Morelos, donde su papá tenía un terreno grande, en el cual sus hermanos y él, construyeron un centro comercial, donde don Luis aún tiene su consultorio y farmacia veterinaria.
Fue fundador del Colegio de Médicos Veterinarios en Chetumal y después en Morelos. Fue Consejero Electoral en Jiutepec invitado por Rafael Lawe en las elecciones de 2006, al ganar la presidencia Felipe Calderón.
Se casó con Sarita Carrasino y tuvieron a su hija Sarita, quien vive en Morelia y es licenciada en Administración y Empresas. Luis se volvió a casar con Patricia García Benítez. Nos cuenta que conoció a Patricia por su padre quien era ganadero; llegaba a comprarle medicinas para sus animales y ella siempre lo acompañaba, hasta que se enamoraron a espaldas del papá. Se casaron y tuvieron a su hijo Luis Antonio, quien vive en Zapopan, Jalisco y es piloto en la Fuerza Aérea Mexicana.
Luis Antonio era un gran aficionado al tenis y jugó durante 25 años en el Club Sumiya. Ahí ganó varios torneos dentro de su categoría, hasta que se sintió enfermo y el doctor le recomendó que dejara de jugar, porque el tenis era malo para su salud. Eran cuatro hermanos: Francisco, Luis Antonio, Lucy y Carlos Fernando. Su hermano Francisco falleció de un infarto y Carlos Fernando murió en un accidente de auto en la carretera, quedándose Luis a cargo de su pequeña hermana.
Nos cuenta que se retiró de la atención de las razas mayores para atender a las pequeñas especies que eran su especialidad, las que en su mayoría eran mascotas caseras y que entonces casi nadie atendía. Entre las pequeñas especies, a las que curaba, manteniéndose al día en los servicios más avanzados en diagnóstico, con las medicinas más actuales y con la cirugía rutinaria para perros y gatos, más otras especies que le mandaban. 
El doctor don Luis Antonio Alonso se ha preparado en la carrera de medicina especializada en Pequeñas Especies y  ahora cuenta con una licenciatura, una maestría y un doctorado para dar un servicio completo a los animalitos caseros. Explica que él trabaja con el objetivo de ofrecer el mejor nivel posible de atención veterinaria hacia los animales enfermos y con la metodología para evitar los malestares, por causas externas de distintos tipos de contagio. Cuando le preguntamos qué clase de riesgo corren los dueños de las mascotas al contacto con alguna enfermedad, qué si los perros o los gatos pueden afectar a la gente cuando están con sus hijos o ellos mismos, ya que estas pequeñas especies que viven en la casa, son acariciados y con quienes muchas veces juegan y se duermen junto a ellos y qué si había peligro de que se contagiaran de alguna enfermedad que ellos les trasmitieran. 
Él contestó que lo primero que hay que hacer es cuidar de la higiene de las mascotas; llevarlas al veterinario por si tienen las llamadas enfermedades zoonóticas, como las pulgas, las que se pueden reconocer cuando el animal se rasca y se lame hasta que se llega a sangrar o quedarse sin pelo en la grupas o en la base de la cola. Lo más común es la piel, el aparato respiratorio, el gastrointestinal, la rabia y la displasia de la cadera. También hay que revisarle los ojos de vez en cuando, pues es común que los animales tengan cataratas, para lo que se necesita hacerles cirugía. Estas se presentan cuando los animalitos son de más edad. Ellos suelen vivir de quince a dieciocho años, comentó.  
Luis fue muy amigo de Javier Álvarez Mayse, con quien se llevaba como si fueran hermanos; de Rafael Lawe, quien tenía una imprenta en el centro de la ciudad y fue Consejero Electoral, de Rafael Ramos, Consuelo Sánchez, Leonardo Loheris, Hansi Rudisuli, Ángel Chazaro, “el chueco” Garcés Félix, Gerardo Alonso Piedra y sus amigos de la Facultad de Veterinaria, entre los que están: Jorge Esteves, Javier Lasso, Ángel Mosqueda, Raúl Hiromoto, Manuel Vaquero, David Herrero y Mario Morantes.  Aprecia mucho a la pintora “Soledad” y se expresa de ella con admiración.
Dictó varias conferencias sobre Cirugía en pequeñas especies (las mascotas que viven en casas particulares).
Fue el primer veterinario establecido en Jiutepec. Ahí le fue muy bien económicamente. Al principio se dedicaba al ganado bobino, porcino y equino, pero con la mancha urbana fueron desapareciendo los pastizales y las granjas, para convertirse en espacios recreativos, como La Rosa, Apodaca, Campestre y otras, lo que le atrajo a la dedicación de las pequeñas especies.
Desde 1971 ha sido un estudioso del crecimiento de Jiutepec con la instalación de CIVAC, las colonias habitacionales y los conjuntos de casas que han venido a echar a perder lo apacible de la ciudad. Pero él es feliz al tener una hermosa familia y el vivir en su querido Morelos.

Por:  Rafael Benabib  /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...