compartir en:

Destacado otorrinolaringólogo, enamorado de la música y de la lectura, conocedor y amigo de múltiples personalidades, conferencista sobre la Revolución Mexicana, director del programa de radio: Historia de la Música Clásica, entregado padre de familia y gran amigo, Alfonso Gómez Martínez llegó a Morelos en 1957 a Zacatepec y luego a Cuernavaca. Llegó a Zacatepec en 1957 y después en Cuernavaca puso su consultorio en la calle Montealbán 109 de la colonia Las Palmas. Luego se cambió a la calle Guerrero #17 de esta ciudad, consultorio que le alquiló al doctor Gilberto Zámano Velazco. Nació el 6 de octubre de 1926 en el Estado de México. Alfonso trabajó como Otorrinolaringólogo durante 42 años. Vivió en el barrio Tlacomensecatl, que después fue La Plaza de Toros México y el campo de futbol Cruz Azul. Fue un gran deportista, Jugó futbol en 2ª. División en el antiguo Parque Asturias y beisbol en el parque Venustiano Carranza.

Sus padres fuero Cástulo Gómez González y María Luisa Martínez Aceves. Estudió en la colonia Juárez en el Distrito Federal, en la escuela Luz Saviñón, la secundaria federal 10 y la preparatoria Nacional, así como la carrera de Médico Cirujano en la vieja Escuela Nacional de Medicina. Se graduó el 3 de agosto de 1953. Hizo su Servicio Social en la ciudad de Puebla y se especializó en otorrinolaringología.

Abrió su consultorio en la Ciudad de México en la colonia del Valle, siendo vecino del entonces Secretario Federal del Trabajo, don Adolfo López Mateos y a unas casas más adelante, residía su amigo el cantante Alfonso Ortiz Tirado, de quien fue su médico de cabecera y acompañó a varias de sus giras artísticas por toda la república.

Hizo su especialidad en el Hospital de los Ferrocarrileros con el doctor Luís González Rentería y trabajó con el Médico Militar, Ramón del Villar. Ayudado por él, asistió a varios cursos internacionales en Burdeos, Francia y en Enyev, Texas, Estados Unidos.

Entró a trabajar al Instituto Mexicano de Cardiología como Otorrinolaringólogo con el doctor Gurría Bustamante, recomendado por el secretario particular del señor presidente y posteriormente se instaló en Cuernavaca y fue llamado por al Gerente del Ingenio de Zacatepec, don Eugenio Prado con quien trabajó nueve años.

Conoció al General Lázaro Cárdenas del Río, a don Emilio Portes Gil, siendo médico del Lic Jiménez Cantú, Gobernador del Estado. Fue médico del gobernador López Avelar, del licenciado Antonio Rivapalacio y trabajó como Jefe de Servicios de salud del Estado de Morelos.

El doctor Gómez Martínez nos enseña un programa donde se presentó a dar una de sus múltiples conferencias sobre Música Clásica en la Sociedad de Médicos de Cuernavaca en el Instituto Mexicano del Seguro Social y en el Hotel Rancho Cortés con el doctor Ortiz Monasterio. Tuvo a su cargo el programa de radio en la XEJC con los señores Tenorio y también en otra radiodifusora, llamado: Historia de la música Clásica.

Fue muy amigo del doctor Rodolfo Elizondo Herrera, con quien presentó varios trabajos sobre tabaquismo en especial en las instituciones bancarias. Cuando entró a trabajar al Instituto Mexicano del Seguro Social, tuvo el gusto de conocer al doctor Rodolfo Becerril, también llevó amistad con el médico dentista Alberto Ríos Cano, con Rafael Barba, con Alejandro del Río Meráz, con Jorge Romero Albarrán y con muchos colegas más.

En 1957 abrió su consultorio en la calle Guerrero No.17 de esta ciudad, donde le rentaba el doctor Gilberto Zamano Velasco. Recuerda que uno de sus pacientes era el gran estadista y pensador de México, don Isidro Fabela.

Desde ese año hasta 1983 trabajó en el ISSSTE en la calle Del Arco, junto a la Escuela Santa Inés. Durante esa época tuvo grandes amigos como Oscar Noyola con quien laboró durante 18 años en el Hospital General en cursos de fin de semana junto al doctor Modesto Marez, haciendo “cirugía de nariz en cadáver”. Don Alfonso fue Presidente del Consejo Mexicano de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello y también fue socio fundador de la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología.

Su esposa se llama Gloria de la Sancha García Marivalla, una gran ama de casa. Es padre de siete hijos: Alfonso, Marcela, Norma, Mauricio, Arturo, María Luisa y Leonardo. Su hijo Alfonso es médico Otorrino como su padre, Marcela es arquitecta y tiene su despacho, Norma es Odontóloga, Mauricio es Lic. En Hotelería y Turismo, Arturo trabaja para el gobierno, María Luisa es licenciada en Administración de Empresas del Tecnológico de Monterrey, donde, en el mismo Instituto imparte clases de su especialidad y Leonardo es licenciado en Administración. Ahora es gerente de una importante tienda de autoservicio en Milwaukee, Estados Unidos.

El doctor Alfonso Gómez Martínez es un gran conocedor, gracias a su continuo estudio de la Historia de la Revolución Mexicana. Su actividad primordial es el conocimiento de la música y en especial la lectura, de la cual nos menciona a Arturo Cortázar, a Federico García Lorca, a Rubén Marín, a Mariano Azuela y a muchos más de los grandes escritores de todos los tiempos.

“Casi toda mi vida la he pasado en Cuernavaca y siempre será mi amor”. Se recuerda cuando iba con su padre a conocer las pirámides de Xochicalco, la de Teopanzolco con sus seis montículos y le emocionaba llegar a Chacalatizngo, Tlayacapan, Oaxtepec, Tepoztlán, Tetela del Volcán. De ahí a Cuautla y Hueyapan. Lo que después se convirtió en la Ruta de los Conventos.

A los 91 años de edad, no se pierde su desayuno semanal con sus amigos, en los que cada martes se encuentra con Miguel Schults, Eduardo niño, Roberto Álvarez Sandoval, José Luis Magdaleno, Jorge Guerra, con Javier y la hermosa Lulu. Ahí se discute sobre política nacional e internacional, filosofía, ingeniería y otros temas de actualidad.

Reconocido Médico Otorrinolaringólogo, hombre querido por su impecable conducta, el doctor Alfonso Gómez Martínez, nos insiste en que él es un enamorado de las bellezas de su ciudad que es Cuernavaca, de sus flores, de sus árboles, de sus barrancas y de su gente a quien tanto quiere y respeta.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]