Al terminar sus estudios como médico interno de pregrado en el Centro Médico 20 De Noviembre del ISSSTE y así obtener el título de Médico General se incorporó a este hospital, que fue el que más experiencia le dio como interno; ahí recibió un entrenamiento que lo preparó a muy buen nivel como doctor.
Con una brillante carrera dentro de la medicina, del servicio social y de gran ser humano, Roberto Álvarez Sandoval, comienza contando que cuando se hacían fiestas en su casa o en la de cualquiera de sus amigos, todo mundo estaba invitado. En algunas de ellas llegaron a ser más de cincuenta personas y así se la pasaban todos los fines de semana. Organizaban estas, sin permitir la entrada de alcohol a las casas. Los bocadillos se hacían entre todos los muchachos y al terminar la velada, una pequeña comitiva llevaba a las jóvenes a sus casas, que aunque Cuernavaca era muy segura, siempre las acompañaban para tener a los padres tranquilos y que las dejaran salir de nuevo. Igual se hacían las fiestas en la casa de muchos de ellos. Cada semana se buscaba a donde ir y ahí se divertían.
 El doctor Roberto Álvarez Sandoval es un famoso médico gastroenterólogo quien nació en Cuernavaca el 26 de octubre de 1939. Su padre, don Alfonso Álvarez Rosales era dueño de la compañía de Transportes  Estrella Blanca. Su mamá, la señora María Teresa Sandoval Saucedo, falleció cuando Roberto tenía poco más de un año y su hermano Sergio había cumplido los tres. Don Alfonso se volvió a casar con María de la Luz Moyén Urzúa. Tuvieron otros nueve hijos y con él y su hermano fueron once, los que siempre han sido muy unidos.
Una vez, comentó, que estando en la secundaria Revolución Social #5, invitó a la muchacha más linda de la escuela, a pasear por el centro del plantel arriba de su bicicleta, ante los envidiosos ojos de sus compañeros. En el momento que él daba una vuelta forzada, los dos rodaron por el piso y la bicicleta fue a dar a los pies de uno de los maestros de la escuela. La joven se levantó burlándose de sí misma y de Roberto, mientras el resto de los compañeros les hacían bromas sobre su falta agilidad para poder manejar una bicicleta y haciendo el ridículo frente a todos. Más de cincuenta años después, sus amigos aún lo recuerdan con ironía y Roberto siempre se ríe del suceso.
Estudió en la secundaria federal #5 y terminó su preparatoria en Cuernavaca. Después se fue a la Ciudad de México e ingresó a la Facultad de Medicina de la UNAM. Todos los días se iba a México a la universidad y con varios amigos que también estudiaban en la UNAM, se reunían en la Paloma de la paz para pedir un aventón a los automovilistas que iban al Distrito Federal. Había gente que le gustaba platicar y otras personas serias que sólo los llevaba por ser atentos.
En 1964 hizo su servicio social en la paraestatal Pemex. Como médico pasante lo enviaron a los pueblos de los estados de Tamaulipas y Nuevo León. Al pasar por las rancherías cerca de Tampico, desde el camión veía las casuchas fabricadas con tablas y techos de lámina, las calles estaban sin pavimentar y el polvo se levantaba al paso de las pocas personas que por ahí caminaban. El pueblo se llamaba San Fernando y Roberto rogaba que no lo fueran a mandar a uno de esos lugares.
Cuál no fue su sorpresa que al primer lugar que lo enviaron fue a San Fernando, el que no era ninguna ranchería, sino un pequeño pueblo lleno de gente amable y gentil. Lo empezaron a visitar casi todos los enfermos de la comunidad, pues como era el Médico de Pemex, la gente le  tenía confianza. Ahí atendió a niños, partos y personas que necesitaban de sus servicios.
 Por cierto que él no cobraba nada, pues llevaba su instrumental y medicinas de la clínica de Pemex. Sin embargo, la gente le pagaba con invitaciones a comer de lo que pudieran conseguir, cosa que Roberto agradecía pues para él era un placer y una distinción el comer en la mesa de quien había atendido con buenos resultados. Algunas veces las enfermedades eran de mayor gravedad, por lo que los enviaba a la clínica de Tampico para ser tratados.
Cuando estuvo en Ciudad Alemán, Tamaulipas, frontera con Roma, Texas, conoció a Irma Miller Salinas, con quien, después de un prolongado noviazgo mientras Roberto se recibía contrajeron nupcias y procrearon tres hijas: Irma, Sandra y Lorena. Irma y su hermana Sandra son licenciadas en Relaciones Internacionales y Lorena es doctora, especialista en Ultrasonografía y Radiología.
Con el apoyo de su familia tuvo la oportunidad mientras trabajaba, de estudiar varias especialidades hasta lograr las de Cirugía General, Gastroenterología Médica, Endoscopía, Medicina Interna y Medicina Clínica.  Trabajó mucho tiempo como Insentivista (Terapia Intensiva) durante los fines de semana. En aquel tiempo los médicos jóvenes tenían más oportunidad de hacer varias especialidades. Para poder estudiar, prácticamente vivía dentro del Hospital 20 de Noviembre.
Participó en múltiples congresos como exponente y alumno, tomó varios diplomados en Endoscopía, en medicina interna y medicina crítica y recibió varios reconocimientos, entre ellos uno por parte del Congreso, el que premió a los cinco médicos sobresalientes de Cuernavaca.
Llegaron a esta ciudad en 1970; ubicó su consultorio y en 1972 ingresó al IMSS en la actual Clínica 20 del boulevard Benito Juárez. Después se cambió al Hospital García Tellez de la avenida Plan de Ayala, donde laboró como gastroenterólogo y en 1973 inició las endoscopias en el mismo IMSS. En su ejercicio profesional tuvo la oportunidad de intervenir como investigador clínico, logrando escribir algunos trabajos. Fue profesor en la UNAM de la cátedra de gastroenterología. Laboró como tal en varias instituciones de salud, como: La Cruz Roja, la Cruz Verde, el ISSSTE, el IMSS y la Secretaría de Salud.
El doctor Roberto Álvarez Sandoval, no sólo es reconocido como un magnífico gastroenterólogo, sino por su servicio a la comunidad, desinteresada amistad y en especial por la entrega total hacia su distinguida familia.   

El doctor Roberto Álvarez Sandoval con su distinguida esposa la señora Irma Miller Salinas.

Por: Rafael Benabib / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...