compartir en:

Con las carreras de Químico Orgánico y Químico Industrial, don Antonio Miranda ha sido un apasionado de la política partidista, así como la de las entrañas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y por supuesto de su querida familia.
Nació el 13 de junio de 1955 en Cuernavaca, Morelos. Sus padres fueron Don Jesús Miranda Morales, quien se dedicaba a introducir ganado a todo el estado y atendiendo su propia carnicería en el mercado Benito Juárez de la calle Guerrero. Su mamá, la señora Sotelo Salgado tenía una tienda de abarrotes en el mismo mercado. En los años 60 llegaron a tener seis carnicerías en todo el estado. Sus padres tuvieron cinco hijos: Ebhertina, Jesús, Margarita, Arturo y Antonio. Debido al giro comercial de compra-venta de su padre, Antonio conoció casi todo el estado y con el papá aprendió a trabajar.
 Se recuerda que su padre era aficionado a las carreras de caballos, le gustaba el juego y desde que Antonio tenía diez años hacía que lo acompañara. “Por desgracia, papá murió cuando yo tenía catorce”. Se vendieron todas las carnicerías y él se quedó ayudando a su mamá a atender la tienda de abarrotes.
Le gusta el deporte y en especial el volibol llegando a ser varias veces campeón con el equipo de la universidad y también representándola a nivel nacional.
Conoció a Raquel Sotelo Salgado, quien trabajaba en el Departamento de Cómputo y con la que tuvo un hermoso noviazgo de 18 meses y finalmente se casaron en la iglesia de Tepoztlán, cuyo párroco era compadre de su papá. Antonio es padre de cuatro hijos: Claudia María Laura, Kevin y Brayan.
Su primer trabajo fue de barman en la cantina “Panchos Place” en la colonia Las Palmas y también en el Harry ‘s Bar del centro de la ciudad, mesero en las Terrazas Majestic así como en el Trapiche. Fue checador y despachador de la línea de transportes Chapultepec, luego consiguió trabajo en la Compañía Sintex en CIVAC, con el señor Alberto Riva Palacio.
Estando en Sintex, estudió la primaria, la secundaria y la preparatoria. Ganó dos premios por su trabajo sobre: “La Simplificación de un Proceso y la Recuperación del Oxido de Aluminio en Producción”. Ahí trabajó durante ocho años y medio.
Al salirse cursó la carrera de Ciencias Químicas en la Facultad de Estado Ciencias Químicas e Ingeniería, en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM). Se recibió de Químico Industrial con dos maestrías: Ingeniería Industrial y Química Orgánica. Ha dirigido más de 200 proyectos de tesis en su área y más de quince publicaciones nacionales e internacionales sobre Química Orgánica e Industrial y otras 17 sobre Materia Ambiental, área  de Tecnología de Agua y Alimento, bebidas alcohólicas y nos  alcohólicas, Energía Solar, equipos de Ozono y ahorro de energía y control de calidad.
En 1976 entró a impartir la cátedra a la UAEM en la Facultad de Ciencias Químicas, donde trabajó dando clases por más de 27 años, jubilándose en el año 2000.
Fue Director de la Facultad de Ciencias Químicas, durante 17 años Consejero Universitario y Secretario General de la Universidad, durante el período del Rector Alejandro Montalvo Pérez. Nos cuenta que es el único Secretario General que ha durado en el puesto dos períodos de seis años ininterrumpidos.
También Vicepresidente de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas; estuvo dos veces en la terna para ser Rector de la UAEM. Fue candidato a Gobernador del Estado de Morelos por el Partido Alianza Social para el sexenio 2000-2006l y piensa ser candidato independiente para las próximas elecciones del 2018, respaldado por la organización “Responsables por México”.
 Lleva mil doscientas semanas sin interrupción cotizando en el Instituto Mexicano del Seguro Social y ha sido honrosamente nombrado como Consejero Consultivo del IMSS, representando a los empresarios morelenses. Fue Gerente de Desarrollo en CANACINTRA.
Don Antonio cuenta que varias veces le tocó convivir con el filósofo, don Gutierre Tibón; fue amigo de la señora Olga Tamayo. Ahí conoció a su esposo el famoso pintor, ayudándoles con la limpieza de la casa y recogiendo todos los bocetos que el maestro desechaba. “De haber sabido del valor de esos papeles que tiraba a la basura, ahora estaría millonario”, nos dice con una carcajada.
También conoció al escritor Daniel Russo, quien publicó “El Libro del Valle Sagrado de Tepoztlán“. De igual forma, convivió con el “monero” (como él se dice a sí mismo) Eduardo del Río, “Rius” en Tepoztlán, pueblo en el que Antonio fue registrado.
Ha sido director y consejero de varias importantes corporaciones de la industria, comercio e instituciones sociales; miembro activo de centros universitarios, grupos sociales en beneficio de la comunidad, e integrante de más de 20 organizaciones en el Estado de Morelos.
Dentro de su formación académica en la Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería de la UAEM, obtuvo el título de Ingeniería Químico Industrial, Maestría en Ingeniería Industrial y maestría en Química Orgánica; ha sido maestro universitario en la UAEM, en varias escuelas primarias y secundarias locales, se ha  destacado como un investigador experto en plantas de tratamiento de agua, energías renovables y desarrollo humano.  
Don Antonio Miranda Sotelo, cuenta con su propio Laboratorio Industrial ASIA. S.A. de CV. Con una antigüedad de 18 años en (análisis, asesoría y capacitación para la industria de los alimentos) y además de ser un enamorado de su familia y de Cuernavaca.