Sus padres, fueron Hugo Rossback Porta y Lilia Suárez Quezada. Tuvieron 4 hijos: Lilia, Hugo, Miguel Ángel y Alma María. Alma nació en 1956 en la Ciudad de México. Estuvo en el Jardín de niños El Pájaro Azul y en el colegio Oxford. Le gustaban las fiestas infantiles en el parque de la Lama y nos cuenta que su abuelo Manuel Suárez ahí construyó el Polyforum Siqueiros y el Hotel de México, al que finalmente convirtió en el World Trade Center.
A los ocho años la llevaron a vivir a Cuernavaca al Hotel Casino de la Selva de su abuelo Manuel. Su mamá se encargó de la tienda de artesanías. Nos platica de cuando la llevaban junto con su hermano Miguel Ángel a Oaxaca, a Jalisco y a Michoacán, a recorrer los pueblos donde conoció a su gente, sus costumbres y también las hermosas artesanías que su mamá vendía en la tienda del Casino. Asistían al Carnaval de Tepoztlán y le gustaban mucho sus tradiciones.
Al regreso del colegio Suizo Americano donde cursó la primaria, acostumbraban a ir a nadar y a comer con su mamá en los jardines de la hermosa alberca del hotel. Se acuerda de la gran cantidad de familias y escuchaba al grupo de música tropical. A los doce años de edad aprendió a bailar cumbia y también rock en el Salón de las Columnas.
Su mamá, manejó la Galería de Arte y la gerencia del hotel. A partir de ese momento se creó un movimiento artístico y cultural único en Cuernavaca. Alma cuenta que tuvo la fortuna de pertenecer a un grupo de teatro que su madre auspició que se llamaba “Tespis”, cuya maestra fundadora fue la actriz Carmen Montejo. Tomó clases de teatro con Luis de Tavira, con Sergio Jiménez, con Juan, el hijo de Luis Buñuel y otros. Ayudó en la puesta de escena del monólogo de Carlos Ancira, “El Diario de un Loco”, de la presentación del poeta Facundo Cabral, de Alberto Cortés, de Mercedes Sosa, de María Dolores Pradera, del jazzista Juan José Calatayud y de los niños cantores de Viena, en el Primer Festival Cervantino que su madre trajo a Cuernavaca.
Alma asistía a las presentaciones de libros y conferencias de: Juan José Arriola, a exposiciones de arte en forma permanente de David Alfaro Siqueiros o la temporal del primo hermano de su madre: el caricaturista Abel Quezada.
En esa época, su mamá inauguró el Cine Club de Arte todos los viernes por la tarde y noche, con películas que le proporcionaba el cineasta Gustavo Alatriste. Se presentaban cintas de Federico Fellini de Italia, de Igmar Berman de Suecia, de Luis Buñuel de España, de Jean luc Godard de Francia y de muchos más que la impactaron desde sus trece años, después de querer ser actriz, estudió en la UNAM la Carrera de Ciencias y Medios de Comunicación Colectiva en México. Así, finalmente se convirtió en productora de cine y televisión desde el año de 1991.
A principios de los ochentas, hizo un trabajo como investigadora sobre la historia  de México del siglo XX titulada “Testimonios”, que coordinaba el periodista Rodolfo Peña para la Dirección Educativa y Cultural de la SEP. Asistió a la boda de sus dos mejores amigos en Tepoztlán donde se enamoró de Eduardo Malo Velázco, Medico Radiólogo de Cuernavaca con el cual se casó.
En 1983, don Carlos Amador Martínez, empresario y productor de películas mexicanas, le propuso trabajar como subcoordinadora del Consejo Estatal de Cine, Teatro y Televisión junto con la señora Luciana Cabarga para el Gobernador don Lauro Ortega Martínez, a lo cual accedió con gusto, ya que Luciana era amiga de su madre y ella era amiga de su hija Francesca, con quien Alma estudió el high school (preparatoria) en el Instituto Mary Mount de Cuernavaca.
La Directora Luiciana Cabarga se contactó con productores norteamericanos, mexicanos y de más países, para que vinieran a realizar sus películas al Estado de Morelos. Alma les prestaba servicios de producción, búsqueda de locaciones, contacto con hoteles, transportes, seguridad y todo el personal necesario.
Al finalizar su estadía en esa dependencia, ya habían apoyado a más de 300 producciones nacionales y extranjeras de cine y televisión.  
En 1989, Alejandro Pelayo Rangel, director de cine mexicano, le propuso que trabajara con Bertha Navarro en una coproducción entre México y España de la película Cabeza de Vaca, la cual se realizó para conmemorar los 500 años de la conquista española. Como gerente de locaciones fue una odisea el organizar la expedición de Alvar Núñez Cabeza de vaca, en el norte de México.
En 1991 junto con Alejandro Pelayo y Fernando Sariñana crearon la empresa Aries Films S.A. de C.V. donde se produjo el largo metraje “Modelo Antiguo” con el Director Raúl Araiza Cadena, la actriz Silvia Pinal y Alonso Echánove, quien ganó el Ariel de mejor actuación masculina (1992-1993), también produjeron con el IMCINE la cinta “Miroslava” que dirigió Alejandro Pelayo.
Conoció al gran escritor colombiano, Gabriel García Márquez con quien coincidió en varios eventos literarios.
En 1997 tuvo la fortuna de asistir al Cincuenta Aniversario del Festival de Cine de Cannes. La película que abrió el evento fue “El Quinto Elemento” del director luc Besson y en la gran ceremonia de premiación, estuvo en la segunda fila admirando a las grandes celebridades: artistas, productores y directores de la cinematografía mundial. Entre ellos estaban: Sophia Loren, Marcelo Mastronanni, Jeanne Moreau, Gerad Depardiu, Clint Eastwood, Gene Hackman, Ed Harris, Keven Spacy, Bruce Willis, Johny Depp, Nanni Moretti, Robrto Rosselline, Ettor Scola, Quentin Tarantino y muchos más. Alma cuenta que esa fue una de las experiencias más significativas de su vida.
En el 2014, el profesor Wilfrido Ávila García, entonces Director de Difusión Cultural de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la invitó a trabajar en el Patronato Universitario, como jefa de Asociaciones Civiles. Ha colaborado en eventos culturales, como La Muestra de Cine Mexicano UAEM, en el Festival de Música Tradicional Cuexcomate 2016, donde recibió un reconocimiento, además de conferencias, exposiciones pictóricas, escultóricas y fotográficas de la misma Universidad.
Entregada al arte y en especial a la cinematografía, Alma María Rossback Suárez es una dama distinguida, de una extensa cultura, a quien se le admira profundamente.

Por: Rafael Benabib / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...