compartir en:

Propietario del renombrado restaurante “La Cueva”, Contador Público por la UAEM, fundador de la CANIRAC; Secretario de Turismo del H. Ayuntamiento, Vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial y Presidente del Consejo Ciudadano de Cuernavaca, Ángel Adame Jiménez nació en esta ciudad el 19 de agosto de 1964.

Su papá, Vicente Adame Miranda es comerciante y su mamá es María Jiménez Jiménez, fundó en1968 el restaurante “La Cueva” de la calle Galeana en el edificio Benedicto Ruíz, el que hoy es de la Beneficencia española. En el año 2000 junto con su hermano Erik, abrieron otro restaurante en la calle Rayón: “La Covacha”, en el que Ángel ya no tiene nada que ver.

Recuerda que al salir de clases en la primaria, su primo Ulises y él se subían a los camiones urbanos “los Chapulines” y con una botella de plástico y un peine que la hacía de güiro, se ponían a cantar recibiendo algunas propinas de los pasajeros. Tiempo después se dieron cuenta que no les daban ni por su música ni por su voz, sino por su valor de subirse a cantar.

Nos cuenta que de niño se cayó de un árbol de mango verde y se rompió el pantalón. Su mamá lo regañó, pero no se fijó en la pierna ensangrentada de su hijo. “Le hubiera dado un ataque”, comenta bromeando.

Su mejor época fue la de la escuela. Recuerda las tortas y el agua fresca que su mamá le empacaba en la mochila y a los compañeros de la secundaria Froylan Parroquín, con los que muchas veces compartía esas ricas tortas. “Me sentí una persona bendecida, porque siempre he sabido apreciar lo mucho que he tenido”.

Don Ángel Adame, junto a varios dueños de restaurantes de Cuernavaca, fundaron La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (CANIRAC), siendo Ángel Adame el primer presidente de la misma durante tres años. Lo volvieron a elegir y estuvo un año más a cargo de ese organismo.

En el año de su gestión al frente de la Cámara, se inició el Festival Internacional “Sabores de Morelos”, el cual se ha llevado a cabo anualmente durante el mes de octubre, con la participación de todos los restauranteros del Estado, contando con las facilidades municipales de infraestructura para los locales y elementos de seguridad para cada evento.

Durante la administración municipal del licenciado Rogelio Sánchez Gatica en 2012, fue Secretario de Turismo y Desarrollo Económico del H. Ayuntamiento. Es Vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial y Presidente del Consejo Ciudadano del municipio de Cuernavaca.

Estudió en las escuelas Cuauhtémoc y Benito Juárez, en la secundaria federal Uno y en la preparatoria uno de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y en 1987 se recibió de Contador Público en la Facultad de Contaduría y Administración Pública de la misma institución. Está presente dentro de las instituciones empresariales, con la función de coadyuvar al comercio, a la industria y al pueblo de Morelos.

Ángel Adame Jiménez, continúa atendiendo personalmente su restaurante La Cueva, con los valores que su mamá le inculcó, que le han llegado a formar su propia personalidad, que son: la lealtad, la gratitud, la ética y la honestidad.

A los 17 años su tío José le dio la oportunidad de manejar un taxi para que se entrenara a trabajarlo, ya que don José era dueño de unas placas y un permiso que no estaba usando. Al poco tiempo, su mamá le compró un Vocho usado, con el que pudo ruletear y el que le ayudó a pagarse sus estudios y él mismo llegó a hacerse de dos taxis más, con lo que pudo terminar su carrera.

Nos cuenta que en 1993 llegó a una tienda de abarrotes, compró un refresco y sacó un doble sándwich que llamó la atención del tendero “¿Dónde compraste ese sándwich que se ve tan apetitoso?, le preguntó, porque yo estoy buscando quién me los haga para venderlos aquí en mi tienda” Ángel y su mamá hicieron varios sándwiches y él se los llevó a vender, con tal éxito que comenzaron un negocio, vendiéndolos en varias tiendas de abarrotes por la ciudad.

A la vuelta de diez años, Ángel ya había comprado una cocina grande y le dio empleo a varios cocineros para elaborar estos sándwiches, que bien empacados se los comenzó a vender a muchos negocios y hasta a las estaciones de autobuses foráneos. Llegó un momento en que tuvo 50 trabajadores, una camioneta de distribución con la que enviaba su producto por todo el Estado de Morelos y a Taxco, a Iguala y a Chilpancingo, en el Estado de Guerrero. Nos dice que en el 2000, llegaron a producir cinco mil sándwiches diarios para su distribución.

Al fallecer el esposo de su mamá, vendió el desatendido negocio de los sándwiches y se dedicó de lleno a trabajar en el restaurante. Cuando le preguntamos por el negocio de los sándwiches nos contesta: “Que el que tenga tienda que la atienda y si no que la venda”.

En el 2008, siendo Ángel el presidente de la CANIRAC se presentó el problema del plantón de los maestros frente al Palacio de Gobierno. La gente dejó de llegar al centro de Cuernavaca. Se entrevistaron con el gobernador Marco Adame Castillo a quien se le planteó el problema de los restauranteros, consiguiendo que el gobierno otorgara préstamos a tasa cero intereses para todos los comerciantes del Centro Histórico. En esa ocasión fue acompañado con Moisés del restaurante Los Arcos, Manuel Demesa, Toño Ramírez Vázquez, Eduardo Amieba, Luis Marín Díaz y otros comerciantes. Eso ayudó a mitigar el daño económico por ese prolongado paro magisterial. Aquel fue el antecedente que ha ayudado a los comerciantes en fechas posteriores.

Hijo agradecido, hombre respetuoso con sus semejantes, exitoso empresario, ciudadano entregado al servicio de la sociedad, acertado dirigente de las organizaciones a las que ha prestado su atención y su trabajo, eso y más es el Contador Público don Ángel Adame Jiménez, quien por sus actuaciones se merece el respeto y reconocimiento de la ciudadanía cuernavacense.