compartir en:

Miembro de una respetable familia, joven estudioso y trabajador, maestro de español, experto en recursos humanos y relaciones públicas, baterista de la orquesta del Maestro Morquecho, activista político y muchas otras actividades definen a César Salgado Castañeda, quien  nació en Cuernavaca el 25 de enero de 1949. Su padre fue  don Margarito Salgado Leguízamo, quien trabajó como minero, fue un reconocido peluquero, exitoso restaurantero y constructor. Y su mamá, Consuelo Castañeda Galán continua siendo una magnífica ama de casa. Ambos nacieron en Zacualpan, Estado de México.
César cursó la primaria en la escuela Benito Juárez, la secundaria en la federal #1 y la preparatoria en la UAEM. Mientras estudiaba, se dedicaba a recoger los residuos de la casa y de la peluquería España que era de su papá, donde fue “Chícharo”, bolero, limpia pisos, mandadero para los clientes y para su papá, lo que le permitió conocer casi todo Cuernavaca. 
A los 15 años de edad, en “Las Jornadas Cristianas”, Cesar iba a ser el comentarista de una película que presentarían en el teatro del Casino de la Selva. “Como la película nunca llegó, inspirado me di a la tarea de hablar sobre la vida de Nuestro Señor Jesucristo, manteniendo interesados a los más de 500 jóvenes que atiborraban el teatro”, afirma.
Cuando su padre abrió el restaurante bar Las Hamacas, Cesar fungió de mesero, cantinero y músico. Tocaba la batería en la orquesta del Maestro Alfonso Morquecho, a la que acompañaba a todos los carnavales y a muchas de las fiestas de la sociedad cuernavacense.
En 1967 Entró al seminario con Monseñor Sergio Méndez Arceo. Ahí estudió durante tres años el curso de filosofía de los personajes más renombrados de la historia. Al mismo tiempo enseñaba español a los extranjeros que llegaban a estudiar al Centro de Investigación y Documentación (CIDOC) del maestro  Iván Illich.
Se inscribió en el Colegio Cristóbal Colón hasta terminar la licenciatura de Servicio Social en 1972. Ese mismo año conoció a Kristine Marie Reichert, quien estudiaba en CIDOC. Recuerda que en un descanso, alumnos y maestros se pusieron a jugar a morder manzanas en un balde de agua sin meter las manos. Chocó con la pareja que le tocaba, quien se llamaba Kristine. “Desde ese momento no la deje ir. Llevamos un noviazgo de año y medio y contrajimos nupcias, lo que durante 44 años ha sido una maravillosa relación”, expresa emocionado. “Nos iba a casar en la Catedral de Cuernavaca el Obispo Méndez Arceo pero tuvo que salir de la ciudad y envió en su lugar a los padres: Julio Torres y Rosendo Flores quienes llevaron a efecto la ceremonia.
La pareja tiene dos hijos: Adam y Eric y cuatro nietecitos, Natalia, Emilio, Pablo y Leonardo. Kristine fue Directora del Colegio Marymount, donde trabajó durante 38 años. Se fueron a vivir a Chicago Illinois por más de cinco años y mientras él terminaba una maestría en Trabajo Social de la Universidad Loyola de Chicago, Kristine era maestra de Educación Especial en la secundaria de la misma institución.
En 1978 al regreso a Cuernavaca, don Santiago Ordoñez lo llamó para inaugurar el supermercado “La Luna” en la avenida Plan de Ayala, hasta 1979. Ese mismo año ingresó a la fábrica Pond’s en CIVAC como jefe del Departamento de Recursos Humanos y ahí trabajó durante trece años, tiempo en que fue nombrado con el mismo puesto en la Ciudad de Panamá.
Fue administrador de la notaria número 2 de su hermano, el Notario Hugo Salgado, con quien trabajó ocho años seguidos. En ese tiempo le tocó el cambio de domicilio de la notaría de la calle Abasolo a la Colonia Vista Hermosa de esta Ciudad.
En el año 2000 entró a laborar por tres años a la embotelladora Coca Cola de Cuernavaca, con la señora Purita Prieto, para después incursionar  como Agente Inmobiliario.
Fue nombrado por el Congreso local, como Secretario Técnico de la Comisión de Participación Ciudadana. Al llegar, la secretaria lo felicitó porque no había nada que hacer, pues los anteriores Secretarios nunca habían presentado trabajo alguno desde el año 2000. “Después de dos y medio años de arduo trabajo, ya había terminado la Ley de Participación, gracias a los diputados: Fernando Martínez Cue y Arturo Cornejo Alatorre, el documento ya estaba en firma con el señor gobernador.  
Es miembro fundador de la Asociación Identidad Morelos, A.C. y de la Federación de Colonos de Cuernavaca, A.C. (FACEM), quienes se han dado hoy en día a la tarea de la recuperación y limpieza de las barrancas, invitando a los miembros del Congreso de la Unión, al Congreso Local y a la ciudadanía en general, a comenzar a trabajar con el Salto de San Antón. (Salto Chico y Salto grande) y seguir con todas las barrancas de Cuernavaca.
Ha participado en infinidad de servicios para la comunidad, como presidente de la Cruz Roja, miembro del Club Rotario, consejero de la Coparmex y de muchas otras organizaciones. 
Del año 2013 al 2015, fue Director General de Recursos Humanos,  al igual que Director General de Turismo y Secretario de Desarrollo Económico en la administración municipal de Jorge Morales Barud.
César Salgado siempre ha sido un caballero, un gran amigo, un personaje a quien da gusto encontrarse, siempre con la sonrisa en los labios, con sus palabras de apoyo y respeto para los demás. No le gusta beber alcohol y si se le ha visto envuelto en alguna riña ajena es para resolver el problema. Es un hombre entregado a Cuernavaca, pero especialmente enamorado de su familia. Cesar sirve de ejemplo para muchos de nosotros los morelenses.

 

Por: [email protected]