El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) colaborará ampliamente con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en el caso de violación de los derechos a la protección de la salud, a la vida, a la libertad y autonomía reproductiva y a la información en materia de salud en un caso que se suscitó en un hospital de Chiapas.

En un comunicado se aseguró que dará cabal cumplimiento a la recomendación 56/2017, emitida por la comisión el 10 de noviembre de este año, misma que fue aceptada por este instituto el pasado 1 de diciembre.

Al tener conocimiento de lo que ocurrió, el IMSS tomó diversas medidas preventivas, a fin de evitar hechos similares. La Dirección General del Seguro Social instruyó a las oficinas centrales y a la Delegación Estatal en Chiapas que se cumpla con todos los puntos de su competencia contenidos en la recomendación.

También reforzó la capacitación del personal institucional en el Hospital Rural en San Cristóbal de las Casas, en especial en materia de derechos humanos, con apego a las normas nacionales e internacionales.

La CNDH emitió en días pasados la recomendación 56/2017, dirigida al director general del IMSS, Tuffic Miguel Ortega, por la inadecuada atención médica y violencia obstétrica en agravio de una mujer de 26 años que perdió a su hijo recién nacido en el Hospital Rural San Felipe Ecatepec, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

La comisión informó mediante un boletín que encontró evidencias sobre violaciones a los derechos humanos, a la protección de la salud, a la vida, a la libertad y autonomía reproductiva, por violencia obstétrica, a la información en materia de salud y a la verdad, atribuibles a personal médico y de enfermería de ese hospital.

Como resultado de su investigación, confirmó la vulneración de las garantías, por lo que solicito al director general del IMSS reparar el daño ocasionado a la mujer y a su esposo, debido a la irresponsabilidad en que incurrió el personal involucrado, y que se incluya compensación, atención médica, psicológica y tanatológica.

También recomendó capacitar al personal médico y de enfermería del nosocomio, en materia de derechos humanos de las mujeres, en especial, en el tema de violencia obstétrica, así como en la debida observancia de las Normas Oficiales NOM-001-SSA3-2012, NOM-004-SSA3-2012 y NOM-007-SSA2-2016.

De acuerdo con los antecedentes, la mujer acudió a las 11:00 horas al centro hospitalario con repentino sangrado; en el área de Urgencias fue interrogada y valorada, se le diagnosticó embarazo de 41.2 semanas, sin trabajo de parto y con hipomotilidad fetal (disminución o pérdida de la capacidad del feto para moverse), por lo que se solicitó que se descartara enfermedad hipertensiva del embarazo.

Entre las 12:50 y las 14:00 horas fue revisada por un médico residente, quien le  dijo que debería esperar a que progresara la dilatación para tener un parto normal. La paciente fue valorada nuevamente a las 6:30 horas del día siguiente, cuando el médico residente solicitó que fuera ingresada a quirófano para resolución del embarazo por cesárea.

Al concluir la intervención, los médicos dijeron que el bebé se encontraba bien y que después lo vería la madre. Sin embargo, a las 14:00 horas ella y su esposo recibieron la noticia de que el recién nacido había fallecido por complicaciones.

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...