compartir en:

A todos nos cuesta trabajo levantarnos temprano, especialmente con las jornadas tan pesadas que llevamos entre escuela, trabajo o las actividades en casa. Sin embargo, Aquella frase "al que madruga, dios le ayuda" nunca fue tan cierta, en sentido de que la mañana nos trae muchos beneficios y entre estos, ¡la felicidad!

Una investigación realizada por la Universidad de Toronto, donde se entrevistó a un grupo de 345 personas de 17 a 38 años y a otro de 397 adultos de entre los 59 y 79 años, afirmó que los madrugadores tienen mayor satisfacción y bienestar durante el día.

Ambos grupos realizaron cuestionarios que delataron su estado emocional y de salud a partir de su hora favorita del día y su rutina para despertar. Los resultados concluyeron que las personas de mayor edad se despiertan más temprano y son más felices que los jóvenes, quienes se despiertan más tarde. Además, se concluyó que quienes despertaban temprano, podían realizar un mayor número de actividades durante el día y sentir más energía.

Según Renee Biss, coautora del estudio, lo anterior pemite que durante en la noche, descancemos mejor y por ende, tener mejorías en nuestra salud, fortalecer nuestro sistema inmune y estar más alerta ante cualquier situación, al despertar.

Mientras más tarde te levantes, más trabajo te costará terminar tus tareas durante el día u organizar nuevas actividades ya que sentirás el tiempo encima.

Ahora, es muy común que los jóvenes tiendan a saturarse de actividades durante el día y terminar a altas hora de la noche, por lo que levantarse temprano en la mañana no es tarea fácil, pero hay que hacer un esfuerzo por distribuir mejor el tiempo. Recuerda, a mayor descanso, mayor energía y por tanto, mejor desempeño (es un ciclo vicioso). Y bueno, según datos del estudio, a partir de los 60 años, madrugar se vuelve algo cotidiano (con todo y las horas extra de sueño).

El estudio concluye que lo ideal para poder levantarse temprano, es hacerlo diario a una misma hora, de modo que el reloj biológico se ajuste y no se aloque con inconsistencias.

Otros consejos para llenarte de energía durante las mañanas son:

1.- Olvídate el suspender tu alarma. Retrasar unos minutos más la tortura, no te ayudará a reaccionar mejor. Sólo te dará más sueño y terminarás llegando tarde a tus citas o actividades.

2.- Hidrátate en cuanto te levantes. Los estudios indican que beber un vaso de agua permite que tu cuerpo despierte y se llene de energía.

3.- Arma un desayuno de campeones. Saltarse el desayuno es lo peor que puedes hacer y tener prisa es la peor excusa para hacerlo. Combina proteína y carbohidratos para empezar el día con un buen ritmo.

4.- Ejercítate. Empieza el día con una buena rutina. No tiene que ser una actividad extenuante, basta con hacer unos estiramientos y mover tu cuerpo. Puedes poner tu música favorita y ponerte a bailar

5.- Abre la ventana o la puerta y respira un poco de aire fresco. Ver la luz del día te motivará y aspirar profundo despertará tu mente y te dará calma para empezar con tus actividades.