Las aeronaves provenían de Colombia, Venezuela y Bolivia. 

Según informes de la Sedena, Quintana Roo, Campeche y Chiapas forman parte de esta ruta, ya que se han detectado alertamientos aéreos y vuelos ilícitos con la intención de introducir drogas al país. 

De diciembre de 2018 a octubre de 2022, se han tenido 417 vuelos ilícitos y 112 ingresos a México. En 2019, se registraron 162 vuelos ilícitos y 34 ingresos a México; en 2020; se detectaron 101 vuelos ilícitos y 27 ingresos al país; en 2021 se ubicaron 118 muelas y ilícitos y 33 ingresos a México; mientras que en 2022 se han registrado 38 vuelos ilícitos y 19 ingresos al territorio nacional.  

Con el Sistema Integral de Vigilancia Aérea (SIVA), la Sedena alerta a las Fuerzas de Reacción Helitransportadas y Terrestres de los Mandos Territoriales del Ejército Mexicano, para iniciar los operativos de seguridad y aseguramientos. 

Las narcoavionetas proceden principalmente de Colombia, Venezuela y Bolivia, están ligadas al Cártel de los Soles que tiene alianzas con los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación en México. 

Aviones Embraer EMB-145 y helicópteros UH-60 son algunas de las aeronaves que utiliza la Sedena para dar seguimiento a la aeronave no identificada. 

El pasado 8 de octubre, con la participación de los integrantes de la Conferencia de Interoperabilidad Regional entre Países Latinoamericanos y del Caribe en Materia de Vigilancia y Seguridad del Espacio Aéreo; la Fuerza Aérea Mexicana aseguró una avioneta procedente de Sudamérica con 341 .3 kilos de cocaína, luego de aterrizar en una pista clandestina en Tres Picos, Chiapas. 

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado