La legislación laboral mexicana prohíbe el despido de una trabajadora o coacción para que renuncie por estar embarazada, por cambio de estado civil o por tener el cuidado de hijos menores, recordó la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

En un comunicado, la dependencia federal explicó que esa práctica ocurre cuando el patrón termina de manera unilateral la relación de trabajo, sin motivo alguno que la justifique.

En este caso, la trabajadora podrá solicitar ante la Junta de Conciliación y Arbitraje que se le reinstale en el puesto que desempeñaba, o se le indemnice con el importe de tres meses de salario integrado.

Así como el pago de las prestaciones de ley como aguinaldo, vacaciones, prima de antigüedad, participación de utilidades y salarios vencidos desde la fecha del despido hasta por un periodo máximo de 12 meses.

Además, destacó que mediante la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), la secretaría ofrece de forma gratuita y personalizada servicios de orientación y asesoría legal, conciliación y representación jurídica.

Dicha Procuraduría concluyó 144 mil 681 casos de despido injustificado entre diciembre de 2012 y mayo de 2017, de los que 125 mil 36 fueron asesorías, 14 mil 728 asuntos tendientes a la conciliación y cuatro mil 917 juicios ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA).

De los dos últimos, 10 mil 584 asuntos y tres mil 185 juicios resultaron favorables al trabajador y se logró una recuperación económica de 673 y 245 millones de pesos, respectivamente.

Para poder acceder a dicho servicio, los interesados puede llamar a los teléfonos de la Profedet, 01 800 71 72 942 y 01 800 911 78 77; enviar un correo electrónico a orientacionpr

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...