Un dron captó impresionantes imágenes del cráter de Darvaza, el cual se Turkmenistán, un país ubicado en Asia Central, mejor conocido como la “puerta del infierno“, el cual tiene como particularidad que su fuego nunca se extingue.

Estas imágenes fueron tomadas por el fotógrafo Alessandro Belgiojoso.

Este cráter, de 30 metros de profundidad y 69 metros de diámetro, es un pozo de fuego enmedio del desierto de Karakum, que arde desde hace más de 40 años y que alcanza temperaturas de mil grados centígrados.

El cráter de Darvaza se formó en el año de 1971, cuando un grupo de ingenieros soviéticos que exploraban fuentes de gas natural vieron colapsar la plataforma, creando la boca del infierno. Ante el riesgo de que se liberaran gases peligrosos a la atmósfera, lo encendieron con la esperanza de que se quemara en unas pocas semanas, pero no funcionó.

Desde entonces la llamada “puerta del infierno” no ha dejado de arder, convirtiéndose en un importante atractivo turístico para la región.