compartir en:

Yautepec, MORELOS.- A partir de la publicación en Diario de Morelos del caso de la señora Rosa Jiménez, quien a pesar de su edad y condición es sustento de su hogar, las muestras de apoyo han tocado a su puerta.
El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) platica con doña Rosa para que ella, su esposo y su hijo sean atendidos en el albergue.
Después de que Diario de Morelos diera a conocer las condiciones de pobreza en las que vive la señora Rosa Jiménez y su familia, personal del DIF se trasladó hasta la colonia Ampliación Estrada Cajigal, en el municipio de Yautepec.
Además de llevar despensas y cobijas, también le ofrecieron a doña Rosa ingresarlos al albergue de adultos mayores en donde se les dará la atención necesaria para que lleven una mejor calidad de vida.
Sin embargo, hasta este momento no han obtenido una respuesta, debido a que la señora está analizando su situación después de que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) también ofreció la construcción de su vivienda.
Por tal motivo el DIF será respetuoso de la decisión que tome la señora Jiménez, no obstante estarán al tanto de su salud debido a que es una persona de avanzada edad, al igual que su esposo y su hijo, quien padece síndrome de Down.
Cabe mencionar que en caso de que acepten la vivienda, el DIF analiza la posibilidad de que se haga cargo de ellos durante el tiempo que dure la construcción, quedándose en el albergue de adultos mayores, en donde actualmente viven 34 personas.
La situación de la señora Rosa Jiménez es preocupante, a sus 90 años de edad ella se hace cargo de su esposo, quien debido a su avanzada edad le cuesta trabajo caminar, además de que le fallan la vista y el oído; también está pendiente de su hijo, quien tiene 40 años y padece síndrome de Down.
Ellos viven en una casa humilde con techo de lámina, no cuentan con energía eléctrica, no tienen estufa, ni refrigerador y la falta de dinero los obliga a comer, en ocasiones solo una vez al día.

Precariedad. Doña Rosa Jiménez, de 90 años, es el sustento de su hogar.

 

Por: Marcela García  /  [email protected]