Como parte de una bella tradición, un grupo de amigos se reúne en un ameno desayuno para conversar de diversos temas de interés, mientras disfrutan excelentes platillos en un ambiente cálido.
En esta ocasión, se contó con la participación del artista Ares Demertzis, quien se sintió halagado con la invitación para dar una charla intelectual con personas muy cercanas a él. 
Con una taza de café, los presentes escucharon la historia del anfitrión, que describió sus inicios hasta consagrarse como un gran escultor, lo que lo llevó a tener exposiciones de talla internacional en Costa Rica, Brasil, San Diego, Cuba, Grecia, Canadá y en varias ciudades de México. De esta forma, los asistentes conocieron más sobre el trabajo de su gran amigo,

Por: Alfredo Valdez

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...