En el marco del 110 aniversario del natalicio de Francisco Gabilondo Soler, mejor conocido como Cri Crí, la puesta en escena denominada “Tiliches, Tambaches y Cachivaches” invadió de recuerdos, alegría y mucha diversión a las familias congregadas en el Centro Cultural Teopanzolco.

Con dos únicas presentaciones, ofrecidas en dos fechas distintas, el espectáculo escénico y multidisciplinario, en el que la imaginación fue el principal ingrediente, transcurrió de forma extraordinaria, robando asombro, risas, y hasta llanto de las decenas de familias presentes. 

Se trata de una puesta en escena con las grandes canciones y cuentos que inmortalizaron a Cri Crí el “grillito cantor”, así como personajes que forman parte de la memoria colectiva de México, todo, bajo la batuta y dirección de su hija, Andrea Gabilondo. 

“Tiliches, Tambaches y Cachivaches” cuenta con 22 cuadros, entre cuentos y canciones ya clásicas, como “Che Araña”, “La Marcha de las Letras”, “Canción de Brujas”, “El Ratón Vaquero”, entre varias más, así como personajes cuentos y temas que solamente fueron narrados en los años dorados de la XEW y que hoy están viendo por primera vez la luz en un escenario en vivo, incluyendo títulos como “Orquesta de Animales”, “Llueve”, “La Marcha de las Canicas”, “El Minuet de los Pájaros” y “La Jota de la Jota”.

En “Tiliches, Tambaches y Cachivaches” cada uno de los once artistas que integra el espectáculo cuenta con talentos y personalidades contrastantes entre sí y, tal como en la radio de antaño, la obra cuenta también con intervenciones de locutores y comerciales. Para la caracterización de los personajes, se crearon diseños innovadores, estilizados y minimalistas de vanguardia, rompiendo con un  esquema convencional, pues para la autora, el principal móvil es la imaginación, fuerte legado de Francisco Gabilondo Soler.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...