Durante la práctica,  Andrés Ibargüen y Jérémy Ménez estuvieron en la lucha por el balón, por lo que el colombiano se barrió y se llevó de lleno al francés, lo que incomodó a Ménez y de inmediato le empezó a reclamar por la fuerte entrada.