Cuernavaca, MORELOS.- Las manecillas del reloj del Palacio de Cortés siguen marcando la una de la tarde con 14 minutos, como si el tiempo se hubiera detenido con el sismo del 19 de septiembre.
Paralizado en su torre, un fondo azul lo cubre lleno de nubes cuando los turistas y habitantes voltean a ver el reloj que desde hace años anuncia la hora en el centro de la “Ciudad de la Eterna Primavera”; hoy únicamente marca la hora en que Morelos sufrió una de las escenas más trágicas de su historia.
El inmueble histórico edificado en el año 1526, dentro del periodo novohispano, es uno de los más antiguos que existen en México desde la Conquista; bajo las órdenes de Hernán Cortés, se construyó sobre las ruinas de Tlatlocayacalli de la civilización Tlahuica; desde entonces ha sido ocupado en diferentes periodos para diversos fines, sin embargo, hoy se encuentra inhabilitado por las afectaciones que sufrió.
Casi un 40 por ciento de su estructura se encuentra dañada, según reportes del INAH en sus primeras evaluaciones.
La torre que sostiene al emblemático reloj parece ser la más afectada, a punto estuvo del colapso; asimismo, la fachada sufrió afectaciones y agrietamientos.
Pocos días después del sismo, el inmueble fue evaluado y empezaron los trabajos de rehabilitación, principalmente en las partes agrietadas; se prevé que las labores de reparación duren más tiempo, por lo que se encuentra cerrado.

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]